“Ha vuelto”, el segundo y más crudo despertar de Adolf Hitler

“Ha vuelto”, el segundo y más crudo despertar de Adolf Hitler

- Por

Para algunos, Hitler ha sido uno de los hombres más ruines, perversos y viles que la historia ha engendrado al ser el responsable de la muerte de miles durante el holocausto judío. Para otros, en cambio, el Führer representa la viva imagen de la inteligencia, la sabiduría y la estrategia bélica y política pero, ¿qué pasaría si el nazi viviera en la época actual? ¿Sería amado u odiado? ¿La gente vería en él a un líder o a un enemigo? ¿En verdad aprendemos de los errores del pasado? David Wnendt responde a estas preguntas en Ha vuelto (Er ist wieder da, 2015) una crítica política y social que no dejará indiferente a nadie.

70 años después de la Segunda Guerra Mundial, Adolf Hitler –el verdadero y único– es transportado a la Alemania actual, donde es confundido con un imitador y un comediante al que no hay que tomar en serio. No obstante y gracias a las nuevas tecnologías como el internet, el Führer poco a poco comienza a tener presencia e influencia en la mente de los alemanes, quienes en el fondo parecen estar convencidos de la necesidad de un nuevo holocausto.

Ha vuelto. Fuente: Sensacine
Ha vuelto. Fuente: Sensacine

La película, basada en el libro satírico escrito por Timur Vermes, es una excelente comedia que resulta más graciosa por cuanto más crítica es, pues conforme la trama avanza se presentan situaciones que van de lo chusco a lo crudo no sólo en el personaje de Hitler (Oliver Masucci), sino en el mismo actuar de los ciudadanos que lo rodean.

La historia comienza con Hitler despertando en el año 2014 tras haber hibernado desde 1945, por lo cual vemos a un sujeto totalmente confundido y desorientado por no saber en qué año está ni dónde se encuentra pero, sobre todo, por ver a un Berlín que resulta ser todo lo contrario por lo que él luchó, pues ahora la nueva Alemania no sólo es un país que ya no es ario, sino una nación que incluso acepta “ciudadanos” e ideologías ajenas a la nazi. En pocas palabras, es una Alemania a la que le hace falta uranio y plutonio.

Ha vuelto. Fuente: Es la guerra
Ha vuelto. Fuente: Es la guerra

Y aunque en un inicio el buen Adolf es tomado como un mero imitador que sólo busca ganarse unas cuantas monedas gracias a su excelente disfraz, por fortuna se encontrará con Fabian Sawatzki (Fabian Busch), un desafortunado aspirante a director de cine que encuentra en él Führer la oportunidad para que su carrera despegue. Así, estos dos comenzarán una serie de programas de TV en los que el nazi volverá a recitar sus polémicos discursos y sus extremos ideales, los cuales, más que un chiste se adentrarán poco a poco en la mente de la nueva Alemania, convirtiéndose en el detonante para que no sólo Berlín, sino el mundo entero, desentierren la intolerancia que durante tanto tiempo escondieron bajo un manto de hipocresía.

La comedia que esta película presenta es sumamente funcional debido a su naturalidad, ya que en lugar de verse forzada, tanto sus diálogos como sus situaciones irónicas son elementos bastante atinados que fluyen con tal sencillez que las risas, y hasta las carcajadas, llegan al espectador sin el menor esfuerzo, algo que resulta increíble tomando en cuenta no sólo el tema y los hechos históricos a los que se hace alusión, sino porque en una época donde la sociedad parece ser cada vez más sensible en su búsqueda de lo políticamente correcto, Ha vuelto es una crítica a esa hipocresía xenófoba que sin duda existe hoy en día, pero que no muchos parecen querer aceptar.

Ha vuelto. Fuente: literadice
Ha vuelto. Fuente: literadice

Por ello lo interesante es mirar cómo se pasa de la comedia a la crítica y el odio, pues si bien en un principio vemos a un Hitler totalmente carismático e incluso “tierno” e inocente al ser un hombre incomprendido e inadaptado en una sociedad moderna, gradualmente también lo vemos convertirse en el monstruo que la historia nos ha mostrado.

Así, el Hitler cómico es un hombre que se pasea libremente por las calles de Berlín tomándose selfies con todo aquel que se lo pide; es un Adolf a quien le resulta más difícil hacer una búsqueda en Google que liderar todo un ejército nazi; es también el sujeto amable que con tal de ganarse unas cuantas monedas, prefiere dibujar autorretrataros y caricaturas en vez de amenazar con mandar a alguien a los hornos; es el cupido capaz de unir a un alemán con una judía.

Ha vuelto. Fuente: Pocos Megas HD
Ha vuelto. Fuente: Pocos Megas HD

En cambio, el Hitler monstruoso es aquél que se introduce en lo más profundo de la mente alemana; es el Adolf manipulador que le dice a las masas –esta vez por televisión e internet- todo lo que ellos mismos han pensado en contra del prójimo pero que no se atreven a decir; es el líder que hace del silencio un arma, aquel que es capaz de transformar un discurso en una bomba atómica; es el gran mandatario, el gran dictador, el esperado mesías…el carisma hecho demonio.

Es por esto que si bien en un inicio vemos a un Hitler inofensivo, éste termina por evolucionar (nuevamente) en un líder con la capacidad de influir en millones de personas e incluso en el espectador mismo, pues conforme la trama avanza es fácil que el público -sin importar que tan tolerante, comprensivo y humano se diga ser- termine por estar de acuerdo con ciertas ideas que el Führer expone a lo largo de la película. Después de todo aquí el gran nazi no es el enemigo, sino que únicamente es el verdadero retrato del racismo y el odio latente que sigue existiendo en la actualidad.

Ha vuelto. Fuente: Cinemasonor
Ha vuelto. Fuente: Cinemasonor

Por ello resulta increíble que si bien la trama ocurre en Berlín, el renacer ficticio de este Hitler es un mero pretexto para demostrarnos que cualquier idea expuesta en esta película puede ser aplicada a cualquier país y cualquier sociedad del mundo, pues en el fondo nos expone que el antisemitismo de hace casi 100 años no es tan diferente a la xenofobia actual de diversas naciones. Vaya, que en esta cinta incluso el mismo Adolf es víctima de los neonazis.

Asimismo la cinta es una excelente crítica tanto a los mass media como a la tecnología, pues otorga una fuerte bofetada a todo aquel que se encuentre leyendo estas líneas tras un monitor; ya que el Führer no se tienta el corazón para hacernos ver que, a pesar de todos los esfuerzos de la humanidad por construir mejores y más novedosos aparatos como celulares y computadoras, de nada sirven estos si lo único que transmiten es basura sin ningún contenido crítico.

Ha vuelto. Fuente: Espinof
Ha vuelto. Fuente: Espinof

Más aún, pues nos cuestiona directamente “¿De qué sirven los avances tecnológicos si el pensamiento humano ha quedado estancado desde hace décadas?”; en pocas palabras, de nada sirve el progreso cuando no se tiene evolución ética ni moral.

En resumen, Ha vuelto es una excelente ficción que se vale de uno de los eventos históricos más sensibles para hacernos ver mediante el humor y la sátira -a la que ni siquiera le importa parodiar descaradamente otras cintas sobre el Führer- que el mundo aparentemente ha cambiado, pero que en el fondo la igualdad, el respeto y la tolerancia pueden no ser más que disfraces que a la más mínima rasgadura dejan al descubierto la putrefacción que hay debajo de la tela.

Como dato curioso, algunas de las secuencias filmadas fueron totalmente improvisadas y hasta peligrosas, ya que incluso Oliver Masucci necesitó guardaespaldas a su alrededor en caso de que la gente buscara agredirlo.