“Amenaza en lo profundo”, miedo y claustrofobia submarina

«Amenaza en lo profundo»: miedo y claustrofobia submarina

- Por

El espacio puede ser hermoso y aterrador, pues mientras su inmensidad alberga la belleza de los astros, su misma infinidad esconde misterios que nunca serán revelados. A su vez, el mar cuenta con paisajes que, aunque paradisíacos, llegan a ser tan abismales que solo son habitados por criaturas monstruosas, como Amenaza en lo profundo (Underwater, 2019) lo demuestra.

Nora (Kristen Stewart) es una científica atrapada junto con su equipo a once mil millas bajo el mar tras el colapso de su laboratorio. Aunque el accidente parece ser causa de un simple terremoto, pronto se darán cuenta de que allí abajo, en lo más profundo del océano, los acecha algo más monstruoso y peligroso que cualquier desastre natural.

Underwater. Fuente: Hollywood Reporter

El cineasta William Eubank presenta una película sumamente entretenida que, sin ser propiamente lo mejor del género, cumple con las expectativas de un blockbuster de fin de semana. Esto lo consigue gracias a una trama bastante ligera pero dinámica y mediante una considerable dosis de acción, humor y una mínima cantidad de terror.

La emoción comienza desde sus primeros minutos al ser testigos de cómo, literalmente, la catástrofe inunda a los protagonistas cuando su laboratorio es destruido por el mar. Gracias a esto, Amenaza en lo profundo capta la atención desde el inicio, pues no pierde tiempo en explicaciones ni presentaciones; va directo al peligro y a la acción.

Underwater. Fuente: ihorror

Además, si se toma en cuenta que los personajes no dejan de estar en el medio de situaciones peligrosas durante toda la cinta, entonces es fácil mantener la atención (y la tensión) durante los poco más de 90 minutos de duración.

Otro punto a favor es el manejo de los géneros cinematográficos, ya que pareciera que la trama se enfoca en un desastre natural. Poco a poco se aventura en el terror y hasta en la ciencia ficción. Esto no solo se logra mediante sus escenarios oscuros y claustrofóbicos, sino también con la introducción de criaturas marinas sedientas de sangre humana.

Underwater. Fuente: Bloody-Disgusting

Y si bien estos monstruos no resultan tan aterradores, al menos su trasfondo es interesante gracias a cierto toque lovecraftiano que los rodea; un elemento sutil pero grato. Al mismo tiempo, estas criaturas sirven como una especie de denuncia (muy mínima) al daño que el hombre le hace al medio ambiente y cómo este trata de recuperarse.

En cuanto a las actuaciones, no son la gran cosa por parte de ninguno de los actores. Sin embargo, la seriedad de Kristen Stewart ayuda un poco a su personaje, el cual no requiere de muchas emociones ni tampoco de grandes expresiones para demostrar sentimientos que vayan más allá de una sonrisa.

Underwater. Fuente: Los Angeles Times

En resumen, aunque por su temática el filme es comparado con Alien: el octavo pasajero, no está ni cerca de ser una obra parecida, pues la única similitud que tienen ambas es la idea del hombre contra lo desconocido en medio de un terreno hostil. Aun así, Amenaza en lo profundo contiene los elementos suficientes para entretener al público sin llegar a ser una gran película.