“La primera tentación de Cristo”, una comedia eclipsada ante los prejuicios

“La primera tentación de Cristo”, una comedia eclipsada por los prejuicios

- Por

La religión y la sexualidad provocan demasiado escozor cuando traspasan lo «políticamente correcto», o bien, cuando rompen normas sociales y creencias establecidas desde hace años. Por este motivo es difícil imaginar algo más antimoral y sacrílego que un Cristo homosexual, ya que para mucha gente significa pervertir la pureza máxima ante la naturaleza más sucia.

Ejemplo de esto es La primera tentación de Cristo, película de Netflix a cargo de la compañía de comediantes Porta dos Fundo, la cual fue prohibida en Brasil por mostrar a Jesús de Nazaret como un hombre homosexual, confundido y dudoso ante la idea de ser Dios.

La primera tentación de Cristo. Fuente: Newsweek en español

La orden de quitar la cinta se dio luego de que un grupo religioso mostró su inconformidad al argumentar que la película denigra la imagen de Jesús e, incluso, otros atacaron con bombas molotov las oficinas de los cómicos. Sin embargo, ¿en verdad es tan controversial e incorrecta como para ser motivo de escándalo? La respuesta es no, para nada, pues se trata de una comedia ligera que la hace un producto apenas entretenido, pero aun así no tan malo ni controversial como se esperaría.

Con esto nos referimos a que en ella no encontraremos la genialidad satírica como La vida de Brian, pero tampoco el sadismo de La pasión de Cristo ni mucho menos la controversia de La última tentación de Cristo.

La primera tentación de Cristo. Fuente: El colombiano

Es decir, aunque este filme brasileño tiene a un Jesús totalmente desconcertado al saberse hijo de Dios, no se preocupa en profundizar en dilemas morales ni existenciales como sí lo hace La última tentación. Tampoco cuenta con la calidad picaresca y satírica ante escenas bíblicas como La vida de Brian, mientras que el sadismo y la violencia al estilo Mel Gibson están totalmente ausentes.

La homosexualidad de Jesús, que tanta polémica y burlas causó, es apenas perceptible en la película, ya que aunque se infiere que es gay, en ningún momento la sexualidad representa el problema principal de esta historia.

En lugar de esto, La primera tentación de Cristo se enfoca en otros temas como mostrar a unos irreverentes y tacaños reyes magos, quienes a pesar de ser los padrinos de Jesús y asistir a todas sus fiestas de cumpleaños, no pueden darle un buen regalo o siquiera aprenderse el camino al pesebre.

La primera tentación de Cristo. Fuente: RCN Radio

Lo mismo ocurre con el personaje de María y de José, de quienes depende toda la gracia de la trama, ya que los problemas de pareja entre estos dos son el detonante para casi todas las situaciones cómicas. Si a esto le sumamos a un tercero en discordia en su matrimonio, que por supuesto no es otro más que Dios padre, la película adopta cierta gracia.

Esta gracia proviene de la tensión entre José y Dios padre ―que aquí se convierte en un hombre bastante lujurioso y despreocupado― al entrar en peleas y bromas con tal de quedarse con la custodia de Cristo. Es decir, mientras el primero reclama su derecho como padre biológico (o celestial), el segundo dice ser quien se preocupó y cuidó a Jesús desde niño.

Además, debido a que la cinta menciona algún que otro pasaje bíblico, pequeños datos históricos, ciertos clichés que se tienen de la religión y algunas contradicciones de la misma, logra ser un producto bastante entretenido como para provocar unas cuantas risas que, sin llegar a la carcajada, logran que sus 40 minutos de duración sean bastante llevaderos.