Entre la sangre y la tortura: 13 slashers que no te puedes perder

Entre la sangre y la tortura: 13 slashers que no te puedes perder

- Por

No es casualidad que el cine de terror haya tenido se época dorada (o mejor dicho, su gloriosa época más oscura) desde principios de la década de los 70 y durante todos los magníficos 80, pues hablando histórica y socialmente hablando, fueron años en los que diversas sociedades apenas se estaban recuperando de la enorme depresión y decadencia que significó la guerra de Vietnam. Por supuesto, de entre éstas una de las más dañadas fue la estadounidense, motivo por el cual necesitaban crear una vía de escape que los hiciera olvidar el horror de su vida diaria y, por supuesto, esa salida la encontraron en el cine de terror, dando surgimiento al hermoso género del slasher.

Por supuesto Estados Unidos no fue el único país que generó este tipo de cintas, aunque en aquella época sí fueron los pioneros en ello y prácticamente también los mejores, pues en ese entonces el ver cabezas cercenadas, brutales torturas, psicópatas enmascarados y horribles mutilaciones era algo totalmente nuevo y explícito; en cambio, actualmente esto se ha convertido en el pan de cada día, provocando que estas películas parezcan “más de lo mismo”. Sin embargo, con el transcurso de los años otros países como Francia o Noruega han demostrado que también tienen potencial para ello, es por esto que te presentamos 13 slashers que no te puedes perder.

Los clásicos…

The Texas Chainsaw Massacre (1974)

Este filme ostenta el título de ser la primera película slasher en la historia del cine de terror, pues aunque cuenta con antecedentes como Psycho (1960) y Peeping Tom (1960), fue con La masacre de Texas que el slasher presentó prácticamente sus elementos más conocidos: un psicópata enmascarado, brutales muertes, jóvenes víctimas y una importante crítica social. Si desean conocer más sobre esta cinta, pueden leer nuestra reseña.

Un grupo de jóvenes se dirige hacia el condado de Texas para comprobar que los cadáveres de sus abuelos estén en sus tumbas luego de que se informa sobre el saqueo de cuerpos en los cementerios. Por desgracia lo que debería haber sido un tranquilo viaje se convierte en un infierno lleno de muerte, torturas y canibalismo cuando en su camino se cruzan con una familia de psicópatas.

Halloween (1978)

Si con La masacre de Texas surgió el slasher, fue gracias a Halloween que el subgénero se consolidó en un 100%, convirtiéndose así en la nota más alta de este tipo de películas. El filme además representó el gran despegue en las carreras de Jamie Lee Curtis y el director John Carpenter.

En una noche de Halloween de 1963, lo que parece ser un pequeño e inocente niño llamado Michael Myers decide asesinar a su hermana, por lo que es internado en un psiquiátrico de por vida (o al menos ¡así tendría que haber sido!), hasta que una noche se escapa del hospital junto con otros locos. Ahora, un adulto y más violento Michael comenzará una serie de brutales asesinatos en el pueblo de Haddonfield, Illinois, donde una joven llamada Laurie (Curtis) será la principal víctima en esta ola de venganza.

Friday the 13 (1980 – 1982)

Aunque Leatherface (La masacre de Texas) y Michael Myers son dos de los villanos más conocidos en el cine de terror, el único que podría superar su fama (y por mucho) es el célebre asesino de la máscara de hockey llamado Jason Voorhees. Sin embargo, cosa curiosa es que este personaje no apareció sino hasta su segunda película y, más aún, comenzó a usar su emblemática máscara hasta la tercera parte.

La cinta presenta la historia de Jason, un pobre niño con hidrocefalia que, gracias al descuido de algunos campistas, muere ahogado en el llamado Lago Cristal. Sin embargo, años después comienzan a suscitarse varias y brutales muertes en un nuevo campamento. ¿Habrá Jason regresado de la muerte para tomar venganza?

The Burning (1981)

Apenas un año después del estreno de Viernes 13 se estrenó una cinta que, aunque con varias similitudes en su trama con esta última, logró hacerse de un nombre propio y convertirse en otro clásico, su nombre: The Burning.

En esta cinta del director Tony Maylam, un grupo de niños ocasiona un terrible accidente dentro de un campamento, donde el conserje Crospy termina con graves quemaduras en todo su cuerpo. Ahora, tras pasar varios años en el hospital donde recibe dolorosos tratamientos e infructíferos injertos de piel, este hombre se prepara para vengarse de los jóvenes que casi lo matan.

My Bloody Valentine (1981)

Al igual que con la cinta anterior, My Bloody Valentine trató de colgarse de la fama que representó Friday the 13, aunque afortunadamente su historia resultó ser por demás interesante e incluso original.

Luego de que en un pueblo se lleven a cabo varios asesinatos en el día de San Valentín, los lugareños deciden cancelar dicha celebración. Sin embargo, 20 años después piensan que esta prohibición ha sido demasiado, así que optan por volver a disfrutar del día de los enamorados. Todo parece ir bien hasta que varias personas comienzan a recibir cajas de chocolates con una peculiar característica: no hay chocolates ni dulces dentro de ellas, sino corazones humanos. Al parecer, una nueva matanza está a punto de comenzar.

Sleepaway Camp (1983)

Las masacres y los campamentos fueron algo que, como podrán darse cuenta, estuvo muy de moda en la década de los 80 (por supuesto, gran parte de esto se debe al legado de Jason Voorhees). Sin embargo, por fortuna esto también provocó que hoy en día existan cintas que con el paso del tiempo se han convertido en grandes joyas, como lo es Sleepaway Camp.

En esta cinta conocida también como Campamento sangriento, un psicópata se adentra en un campamento de verano (sí, otro campamento), donde comenzará una ola de asesinatos en los que ni niños ni adultos estarán a salvo.

Cabe mencionar que para muchos esta cinta contiene uno de los más grandes e impactantes finales del cine de terror, pues su última secuencia (al menos para esa época) fue demasiado controversial, explícita e incluso ofensiva al momento de revelar quién es el verdadero asesino de la película.

Silent Night Deadly Night (1984)

La trastornada mente de los psicópatas es tan sólo uno de los elementos que hacen tan interesantes a los slashers, pues así como existen cintas que únicamente se preocupan por mostrar sangre y vísceras, hay otras que también pretenden mostrar sangre y vísceras pero con el trasfondo de una mente quebrantada en la infancia.

Ejemplo de ello es Silent Night, Deadly Night, cuya trama comienza la Navidad en que un niño es testigo del brutal asesinato de sus padres a manos de un hombre vestido como Santa Claus. Esto ocasionará que el pobre infante se convierta en un adulto trastornado con la figura de Papá Noel, lo que se convertirá en un serio problema cuando lo obliguen a vestirse como éste en la tienda de juguetes donde trabaja. ¿Sus viejos traumas darán pie a que en él también despierte un instinto asesino?

Las nuevas apuestas…

The Devil’s Rejects (2005)

Amado por unos y odiado por otros tantos, Rob Zombie se ha convertido en un referente del cine de terror contemporáneo, y aunque debemos admitir que efectivamente su trabajo ha tenido demasiados altibajos, entre su filmografía hay una cinta que destaca de entre todas gracias a su trama, sus violentas escenas y la mezcla entre el slasher y una road movie: The Devil’s Rejects.

Se trata de la continuación de The house of the 1000 corpses, en donde vemos a los tres únicos sobrevivientes de la familia Firefly huir a toda costa de un sheriff que es casi o quizá hasta más sádico que ellos. Ahora Otis, Baby y el Capitán Spaulding emprenderán una huida por carretera en donde asesinarán a todo aquel que se les ponga en medio. Cabe destacar que la película contiene uno de los finales mejor logrados de la actualidad, pues incluso hay quienes califican a los últimos momentos de esta cinta como algo totalmente épico.

Actualmente Rob Zombie se encuentra filmando la continuación de esta película, la cual llevará por nombre Three From Hell y que trae de regreso a sus tres protagonistas.

Hatchet (2006)

Si bien esta película no representa una obra de arte en el género, resulta una interesante mezcla entre el slasher y el humor negro. Además, si a esto le sumamos que las tres películas que conforman esta saga contienen escenas bastante memorables y que Kane Hodder –el mismo que ha interpretado a Jason Voorhees en diversas ocasiones- es quien da vida al psicópata de la franquicia, entonces tenemos un producto que vale la pena mirar.

El director Adam Green presenta la desdichada fortuna de un grupo de turistas que quedan atrapados en un pantano de Luisiana. Aunque todo pareciera indicar que lo obvio es que esperan a ser rescatados, pronto se darán cuenta que su estancia en ese lugar se ha convertido en una lucha por la supervivencia, pues comenzarán a ser atacados por un maniático deforme cuya arma favorita es su increíble fuerza y, claro, un hacha bastante afilada.

Frontier(s) (2008)

El llamado extremismo francés trajo consigo grandes cintas, las cuales se enfocaron en presentar brutales historias que sólo fueron superadas por la explicites de sus escenas, y uno de los trabajos más violentos es la llamada Frontier(s), del director Xavier Gens. Además, la cinta resulta bastante interesante gracias a su mezcla de terror con ciertos toques políticos.

En medio de los disturbios que Francia vive gracias a las elecciones presidenciales, un grupo de ladrones decide aprovechar el desorden para efectuar un robo. Una vez que se han hecho con el botín planean huir y esconderse en una lejana granja; sin embargo, lo que ellos no saben es que el hostal al que han llegado pertenece a una familia de pervertidos y sádicos neo-nazis, quienes están dispuestos a asesinarlos de las formas más brutales posibles.

The Hills Run Red (2009)

Tres cosas son ciertas: Primero, The Hills Run Red es uno de los grandes slashers contemporáneos; segundo, la máscara del psicópata tiene uno de los diseños más impresionantes del género; tercero, si esta película hubiera sido filmada en la época de los 80, hoy en día sería considerada como todo un clásico que muy probablemente estaría a la altura de grandes como Friday the 13.

El filme muestra los desgraciados destinos de un grupo de jóvenes que deciden adentrarse en lo profundo de un bosque donde años atrás fue filmada una mítica película de terror. Aunque en un inicio todo parece diversión y nada más que un juego, todo cambia cuando el verdadero asesino en el que se inspiró la película aparece y comienza a asesinar a todos, aunque todo parece indicar que la razón de la matanza es un oscuro secreto.

Maniac (2012)

Sí, sabemos que la cinta original es de 1980, pero decidimos incluir este remake dirigido por Franck Khalfoun por el hecho de que, además de ser un slasher, resulta igual de bueno –si no es que mejor- que la primer Maniac.

Elijah Wood interpreta a Frank Zito, un asesino en serie cuyo fetiche es arrancar el cuero cabelludo de las mujeres que mata; posteriormente los coloca sobre las cabezas de maniquíes y así se imagina que sus víctimas se quedan con él por siempre, al grado de que en su imaginación llega a mantener conversaciones con ellas. Por supuesto, el punto máximo de esta película es hacernos ver hasta dónde es capaz el protagonista de soportar su propia locura.

Además, otra gran característica de este remake es que, a diferencia de la original, esta vez la historia se cuenta desde la primera persona, es decir, todo lo vemos desde los ojos del asesino, lo que ocasiona que el espectador se sienta como parte de la historia e, incluso, como el mismo maníaco.

Incident in a Ghostland (2018)

Pascal Laugier, responsable de la aclamada y controversial Martyrs, hace un triunfal regreso a la pantalla grande con Incident in a Ghostland, la cual, si bien no contiene la misma violencia que la primera, sí cuenta con una trepidante historia que de gran manera explora diferentes géneros como lo es el terror psicológico, el home invasión y, por supuesto, el slasher.

Una madre y sus dos hijas deciden irse a vivir lejos de la ciudad, por lo que optan por comenzar una nueva vida en una granja. Lamentablemente la primera noche que pasan allí son atacadas de una brutal manera por dos psicópatas con una mente bastante retorcida. Por fortuna las tres logran escapar de este infierno, aunque la verdadera pesadilla llegará cuando, luego de 16 años de esa espantosa noche, los mismos asesinos parecen haber regresado con la intención de terminar lo que comenzaron…y esta vez se asegurarán de no dejar a ninguna de ellas con vida.