Corea del Sur selecciona a “Burning” de Lee Chang-dong para el Oscar

- Por

Con fecha de estreno este 26 de octubre para público general, la película ganadora del premio FIPRESCI en el Festival de Cannes es el exponente escogido para representar a Corea del Sur en los próximo premios de la Academia.

Por medio de esta película el país asiático espera competir por primera vez en la categoría de Mejor película de habla no inglesa, luego de haber fallado con otras 29 candidatas anteriormente, a pesar de su gran presencia internacional en la industria.

Tras casi ocho años de silencio de su galardonada Poesía (Shi, 2010), Lee Chang-dong regresa con una producción basada en Quemar graneros (Barn Burning), uno de los relatos cortos del renombrado escritor Haruki Murakami, visto por primera vez en la revista New Yorker e incluido después en la colección El elefante desaparece (An Elephant Vanishes).

La historia original nos presenta a un hombre que recibe la visita de una antigua amante junto a su nuevo compañero, después de un viaje al norte de África. El trío comparte una tarde de alcohol y marihuana, lo que provoca que ella caiga dormida y deje a los hombres solos. En esa instancia, el extraño le revelará al protagonista su particular afán: quemar graneros en su tiempo libre.

Fuente: Well Go USA Entertainment

Fuente: Well Go USA Entertainment

El director, por supuesto, puso de su propia cosecha a la hora de adaptar la atmósfera metafórica del texto para entregarnos un thriller que ahondará en los enigmas que no fueron resueltos en él.

Con Burning (Beoning, 2018) nos permite examinar a Jong-su, interpretado por Yoo Ah-ih (Veteran, 2015), un joven introvertido y frustrado que se reencuentra con una compañera que no veía desde la secundaria, Haemi, personificada por la debutante Jun Jong-seo. Ambos tendrán una cita íntima que culminará en un viaje de ella sin despedida ni aviso.

Tras la confusión, la vida de Jong-su sólo se complicará ante el regreso de la mujer con un desconocido que se muestra como su pareja actual y que tendrá como rostro al popular Steven Yeun (The Walking Dead, 2010-2017), quien participará en su primera cinta completamente coreana.

La relación de los tres se transformará en un enloquecedor triángulo amoroso, en el que el protagonista descubrirá el pasatiempo del extraño y vivirá una nueva pérdida de Haemi aunque, en esta ocasión, no parece ser voluntaria.

Fuente: Well Go USA Entertainment

Steven Yeun interpretará a Ben. Fuente: Well Go USA Entertainment

Con una invitación para confundirnos con la ambigüedad de los acontecimientos de la cinta, el director Lee aseguró que “quería mostrar esa mística que subyace al cine como medio”.

Esto lo desarrolla en una entrevista de Well Go USA Entertainment, donde explica que “un pequeño misterio de la historia corta (Quemar graneros) podía expandirse a misterios más grandes en múltiples capas de forma cinematográfica”. Asimismo, aseguró que los espacios sin explicación y las piezas faltantes de la verdad sobre lo ocurrido “aluden al mundo misterioso en el que vivimos ahora; el mundo en que percibimos que algo está mal, pero no podemos identificar cuál es el problema”.

Fuente: Well Go USA Entertainment

Fuente: Well Go USA Entertainment

Fuente: Xenix Filmdistribution GmbH

Fuente: Xenix Filmdistribution GmbH

Oh Jung-ih, una de las guionistas más cercanas a Lee y responsable también de Burning, reveló que parte de su trabajo con el cineasta está bajo el nombre Proyecto Ira (Project Rage, en su versión inglesa), carpeta que incluye a este largometraje para plasmar el enfado dentro de la sociedad, especialmente el que viven los jóvenes actualmente.

Lee relaciona este concepto con la obra del novelista japonés en que las nuevas generaciones experimentan muchas presiones en las que “no encuentran esperanza en el presente y ven que las cosas no mejorarán en el futuro. Sin ser capaces de identificar la causa a la que pueden dirigir su ira, se sienten indefensos”.

En la misma línea, asevera que “para muchos jóvenes, el mundo se está convirtiendo en un enorme rompecabezas. Es algo así como se siente el protagonista en la historia de Murakami ante un hombre cuya identidad está envuelta en misterio”.