"The Farm", un viaje por el canibalismo y la denuncia

«The Farm», un viaje por el canibalismo y la denuncia

- Por

El canibalismo, según Hannibal Lecter, no se resume al simple acto de devorar la carne de otro ser humano, sino para que la antropofagia exista, es necesario que la víctima tenga el mismo nivel intelectual que el comensal, pues sólo así se pueden considerar como iguales; ya que de lo contrario, no se estaría comiendo a un hombre o a una mujer, sino simplemente a un animal más. Sin embargo, ¿qué pasa cuando la inteligencia y el comportamiento del consumidor son más rupestres que los de su presa? El director Hans Stjernswärd nos da un ejemplo de esto último mediante su cinta The Farm (2018), la cual, estamos seguros que no te dejará con un mal sabor de boca… al menos no literalmente.

Cuando Nora (Nora Yessayan) y Alec (Alec Gaylord) deciden emprender un viaje por carretera, sus vidas se convertirán en un infierno luego de que deciden pasar la noche en un extraño pueblo. Ahora, lo que parecía ser una simple aventura está por convertirse en una lucha por su supervivencia, pues ambos se convertirán en los animales de granja de un grupo de caníbales que sólo quiere ponerlos sobre la mesa.

The Farm. Fuente: YouTube

The Farm. Fuente: YouTube

Pese a su trama, es importante recalcar que esta película no se enfoca en el gore, ni mucho menos trata de impresionar al público desde un aspecto visual, sino más bien anímico; pues en el fondo, a pesar de que contiene alguna que otra escena con desmembramientos, la cinta es una crítica hacia el consumo de carne animal y el maltrato que éstos sufren desde que son criados hasta el momento de estar en nuestro plato. Sin embargo no por ello el filme es malo, sino más bien interesante, pues es un producto que pueden disfrutar tanto vegetarianos como carnívoros, ya que si bien presenta cierta denuncia, también está aderezado con un buen nivel de morbo para aquellos que solo desean mirar una película de terror.

Esto ocurre porque desde el principio los protagonistas se ven expuestos a una serie de situaciones que simplemente dejan en claro que algo malo les va a suceder. Así, no pasan ni 15 minutos de metraje cuando ya los estamos viendo tener altercados y encuentros con el típico (y cliché) pueblerino mal hablado, engreído y que odia a muerte a los citadinos; además, claro, de otros personajes que siempre están presentes en este tipo de tramas, como lo es el sospechoso y retrasado mental dueño de una estación de gasolina en medio de la nada, o el extraño e incómodo propietario de un sucio motel.

The Farm. Fuente: Bloody Disgusting

The Farm. Fuente: Bloody Disgusting

Todo esto da pie para que el espectador note cierta incomodidad en el ambiente, pues la atmósfera que The Farm presenta es simple y mero pesimismo, lo cual se nota no sólo por el trato hostil que los protagonistas reciben de los demás, sino porque ellos mismos viven en una relación de constante tensión y disgustos (aunque sin llegar a exageraciones ni peleas sentimentales). Además, si a esto sumamos que para la mitad de la cinta ambos ya están encerrados en jaulas, encadenados y siendo tratados peor que animales de granja, entonces es fácil adentrarse en una trama totalmente desesperanzadora.

Además, es a partir de que Nora y Alec son capturados cuando se presenta la historia central, pues no sólo son deshumanizados y tratados como bestias de ganado, sino que a raíz de este punto se comprende que más que una película que busca dar miedo o asco, es un producto que pretende denunciar -o al menos toma como pretexto- el hecho de comer carne animal a pesar de todo el sufrimiento por el que éstos pasan antes de ser llevados al matadero.

The Farm. Fuente: IMDb

The Farm. Fuente: IMDb

Además, si tomamos en cuenta que los caníbales por los que fueron secuestrados no ven el comer carne humana sólo como un medio de sobrevivir alimenticio, sino también económico al lucrar con esta práctica, entonces queda más que claro que lo que el director busca es exponer un tema con el que, de paso, puede crear una película de terror. Si a esto agregamos el que los innumerables captores que atienden la “granja humana” portan máscaras de animales, entonces la metáfora está clara, pues se trata de la venganza de las bestias contra el hombre; ahora es su turno para asesinarnos y devorarnos.

En cuanto a la parte visual y terrorífica, la película tiene la virtud de presentar algunas cuantas secuencias que seguramente incomodarán a más de uno, como lo es el hecho de ver cómo hombres y mujeres son alimentados con desperdicios, cual si de cerdos se trataran. Sin embargo, hay otras escenas que pueden ser un poco más explícitas, como el mirar la deshumanización y explotación por la que pasan las “hembras” con tal de que sigan produciendo leche y continúen dando a luz a más “crías”.

The Farm. Fuente: Horrorpedia2

The Farm. Fuente: Horrorpedia2

Por otro lado es necesario recalcar que si bien las situaciones anteriores pueden impresionar a algunos, éstas no cuentan con grandes masacres ni cantidades de sangre o torturas como para que la cinta sea tachada de «perturbadora». De esta forma podría decirse que la explicites de la película radica más en el ambiente tan insalubre que muestra a comparación del gore que presenta, pues incluso, este elemento pasa casi desapercibido; tan es así, que podría decirse que el filme apenas si roza el slasher (que es lo que uno esperaría ver), aunque su bajo presupuesto ayuda a que las situaciones se sientan un poco más realistas.

En cuanto a sus puntos en contra, el filme no cuenta con grandes actuaciones, además de que tiene varias incoherencias en su trama, pues por momentos la historia se vuelve bastante forzada con tal de que ésta siga avanzando. Además, si a esto sumamos que no profundiza para nada en la comunidad de caníbales y ni siquiera se toma la molestia de explicar quiénes son o por qué llegaron al extremo de consumir carne humana (sin tomar en cuenta que tampoco menciona cómo es que llegan a ser tantos de ellos), el filme se siente como una obra bastante inconsistente.

The Farm. Fuente: Aint cool news

The Farm. Fuente: Aint cool news

En resumen, The Farm es un producto que cuenta con una historia bastante entretenida y con buenas secuencias que cumplen su objetivo de impresionar; sin embargo, también es una película bastante sencilla debido a que recurre a una gran cantidad de clichés del cine de caníbales; después de todo, al final pareciera que con tal de crear conciencia, esta cinta usa el terror más como un medio que como un fin. Aun así, vale la pena darle una oportunidad.

Te presentamos el trailer de la cinta: