“Ju-On: orígenes”: un maravilloso J-horror renace en la pantalla chica

«Ju-On: orígenes»: un maravilloso J-horror renace en la pantalla chica

- Por

A inicios del 2000, el cine de terror tuvo un escalofriante renacer gracias a Ju-On, una saga de películas de horror japonés que erizaron la piel de los más valientes. Ahora, la franquicia regresó en forma de serie, a través de Netflix, con Ju-On: orígenes.

Al igual que los filmes, el serial cuenta la historia de una casa maldita ubicada en algún lugar de Japón. Aunque dicho inmueble parece inofensivo, sus paredes albergan un terrible maleficio que causa desgracia y muerte a quienes se adentran en ella.

Ju-On
Ju-On: origins. Fuente: Espinof

Esta sencilla historia fue suficiente para crear una de las franquicias asiáticas más importantes del género. Parte de su éxito fue por el aterrador diseño de sus espectros. Incluso, se puede decir que Ju-On junto con Ringu fueron los creadores de los famosos fantasmas de piel pálida y largas cabelleras negras. Estos elementos también están presentes en Ju-On: orígenes.

Si a esto sumamos que sus seis capítulos de apenas 30 minutos de duración tienen alguno que otro jumpscare bien ejecutado, esta primera temporada es una garantía para los amantes del terror.

Ju-On
Ju-On: origins. Fuente: Collider

Sin embargo, es importante decir que el serial se inclina por el suspenso, lo que lo acerca más a un thriller sobrenatural que a un producto 100 % de terror.

Esto ayuda a mantener la tensión y la atención en cada capítulo, sobre todo para los más allegados a la intriga y al misterio, ya que, en estricto sentido, la trama aborda la resolución de un crimen.

Por otro lado, aunque no es necesario haber visto las películas para entenderla, quienes las hayan mirado estarán más familiarizados con el hilo conductor de la historia.

Ju-On: origins. Fuente: Uno Tv

Con esto nos referimos a que la trama de Ju-On: orígenes también aborda el tema de los bucles en el tiempo y los problemas espacio-temporales. Gracias a esto se puede contar una historia diferente en cada capítulo, pero relacionadas entre sí.

Por supuesto, no pueden faltar algunas escenas que recuerdan lo mejor del J-horror. Por ejemplo, aterradores fantasmas, sonidos espectrales en pasillos oscuros, así como secuencias sumamente sangrientas y grotescas.

Este terror, sumado a la intriga de su misterio, hacen de Ju-On: orígenes uno de los mejores productos de género contemporáneos. Y aunque todavía no se ha dicho nada al respecto, no sería extraño que Netflix ya piense en una segunda temporada.