Parasite, drama familiar y sangre en la nueva comedia negra de Bong Joon-ho

- Por

El emblemático cineasta se toma una pausa de la incursión occidental para volver a las raíces narrativas de su oriunda Corea del Sur. Después de impactar en Cannes con Okja (2017), Bong Joon-ho trae consigo un relato que promete sobrecogernos por su descarnada impronta, luego de obtener la Palma de Oro en la versión de este año del festival. Éste es su primer galardón en la ceremonia, posterior a las múltiples nominaciones ya recibidas por su trabajo.

Tras apreciar el trailer y la sinopsis oficial, sabemos que el director utilizará un universo cotidiano en que la fantasía no será necesaria para contarnos los brutales sucesos que envolverán a dos familias con una situación socioeconómica muy opuesta. Un contexto en el que se ha demostrado erudito con entregas como Memories of Murder (2003) y Mother (2009), donde un cruel sentido del humor se mezcla con el patetismo del hombre y sus circunstancias, si importar lo sufridas que éstas sean.

Fuente: IMDb
Fuente: IMDb

Asimismo, este regreso traerá consigo a un actor fetiche en la obra de Bong, Song Kang-ho, quien le ha acompañado con un memorable desempeño en películas como The Host (2006) y Snowpiercer (2013). En el caso de Parasite, el intérprete será el cabecilla de la parentela más pobre y desempleada que terminará obsesionándose con los Park, la otra cara de la moneda que podría mejorar sus vidas.

Sin embargo, un suceso inesperado —y con aires criminales —provocará un cambio de planes que, si estamos acostumbrados a las sorpresas del cine de Joon-ho, terminará con un vuelco del que no saldremos ilesos.

El elenco se completa con Jang Hye-jin (Mothers), Park So-dam (The Silenced), Choi Woo-shik (Train to Busan), Lee Sun-kyun (Coffee Prince) y Jo Yeo-jeong (The Concubine).

A pesar de lo que podría concluirse por el título del largometraje, el director aseguró que su connotación es más bien metafórica y que, por consiguiente, el filme no incluirá criaturas o elementos que escapen del realismo. 

La excentricidad de los personajes y los vaivenes tragicómicos de su historia se podrán disfrutar desde mayo en cines coreanos.