Thundercats Roar: la nueva apuesta de Cartoon Network que no apela a la nostalgia | Cine O'culto

Thundercats Roar: la nueva apuesta de Cartoon Network que no apela a la nostalgia

- Por

En días recientes, se reveló que Thundercats Roar, un reboot de la serie ochentera creada por Theodore Walter y dirigida por Katsushito Akiyama, debutará en Cartoon Network en 2019: una producción dirigida por Victor Courtright y apoyada por la Warner Brothers. Junto con el anuncio, se publicaron las primeras imágenes de lo que serán los personajes y un adelanto promocional en video; la reacción de la audiencia fue imprevista: el internet explotó.

Por igual, fanáticos de la serie original y neófitos; jóvenes y no tanto; a lo largo y ancho de Latinoamérica y también en países de habla inglesa; youtubers, tuiteros, facebookeros se dedicaron a destrozar y defender, a opinar y desacreditar el nuevo estilo de la serie.

Muchos lo llamaron “un insulto”, “una aberración”; otros la calificaron como “la muerte de la infancia”, “un error garrafal”; algunos, los menos, con más sentido del humor, apelaron a integrar la nueva serie por lo que es: una adaptación para un nuevo público; una que viene dada desde una nueva industria, y que no menoscaba los trabajos de la original, creada por el estudio PAC, que después se convertiría en Walt Disney Animation Studios Japan.

Thundercats

La controversia de Thundercats Roar todavía no muere: brotes de odio y amor persisten en las redes; incluso se jugó, aquí en México, con una mezcla de Thundercats y política. Todo era motivo para opinar acerca de los nuevos Thundercats. Para un lector menos enganchado con los ires y venires de la cultura viral: ¿a qué se debió tanto escándalo?

Pues a que la adaptación apela no a la nostalgia sino a la comedia; creada, diseñada y animada por Victor Courtright, un joven nacido en 1984, en Minnessota, Thundercats Roar tiene líneas muy diferentes a las concebidas por Walter y Akiyama: no los míticos tigres y leones guerreros del cosmos, sino simpáticos gatitos que, en medio de sus luchas agrestes, vacilan, estornudan y se ríen.

El público ideal de la serie parece ser aquel entre los 8 y los 14 años; en el tráiler que anuncia la nueva producción, el propio Courtright habla al respecto: “nada en el diseño de esta serie está inspirado en otra cosa que no sea un profundo respeto, admiración y amor por la original. Yo crecí viéndola, mi hermano también, y la hemos visto desde entonces”.

“Pero con los años reconocí que muchos de esos elementos del mundo de los Thundercats podían adaptarse bien a la comedia; por descabellados, inverosímiles y divertidos. Cuando aprendí a animar, lo primero que hice fue reconstruir la intro animada de los Thundercats. Esa intro es oro, es una clase de historia de la animación”, declara el joven de 34 años, cuya carrera en la animación y la escritura de guiones ha dejado las producciones: Super (2010), Movie 43 (2013) y más recientemente O.K O.K Let’s Be Heroes (2016).

Para muchos puristas, el hecho de que sea un joven, “un millenial”, el que esté al mando de este proyecto es el primer punto en contra: youtubers apelan a que los diseños de la serie son perezosos, políticamente correctos, anticuados y aburridos; que en todo caso, obedecen a una tendencia de infantilizadora de Cartoon Network.

Sin embargo, para Courtright, no es otra cosa que mirar al mismo fenómeno desde otra perspectiva: “no hubiera hecho serie si no tuviera también grandiosos momentos de acción y secuencias impresionantes de pelea: sabemos que eso es lo que nos gustaba de los Thundercats. Para esta nueva apuesta no nos alejamos un ápice de ello: a cada paso que damos hacia la comedia, damos dos más hacia escenas de acción y de pelea: explosiones y efectos especiales”.

Añade que su visión tiene otro elemento importante: la música: “pasé literalmente semanas buscando la música adecuada para la introducción de esta serie. Necesitaba algo que tuviera la energía suficiente para resistir la tormenta de Thundercats Roar, y cuando encontré Thunder Neko de Shinsei Kamattechan supe que era la adecuada, la que tenía la energía”.

“Como un fanático empedernido de la serie original puedo decir que esta es la clase de adaptación que me gustaría ver a mí… así que quizá también la quieras ver tú”.

Si bien ni Warner Brothers, ni Cartoon Network, ni el propio victor Courtright han comentado nada al respecto del incendio, lo cual desestima los rumores de cancelación, hay quien intuye que el odio generado por la serie aporte niveles mínimos de audiencia y Thundercats Roar sea cancelada después de una o dos temporadas.

La serie, como dijimos, debutará en el canal a partir de 2019, y sólo sus primeros capítulos podrán dictar si la serie es de nuevo lapidada, o todo el odio inicial se transmuta y se convierte en un clásico instantáneo. Hasta ahora lo que parece es que no habrá medias tintas con Thundercats Roar: o se le amará, o se le odiará.