Estas leyendo: Arrival: extraterrestres y el problema de la comunicación

Arrival: extraterrestres y el problema de la comunicación

Estrenada en el Festival Internacional de Cine de Venecia y presentada en los festivales de Toronto, San Sebastián, Rio de Janeiro, Busan, Londres, Viena, Tokyo y Estocolmo, entre otros, Arrival (2016) es una película de ciencia ficción dirigida por Denis Villeneuve, uno de los cineastas más importantes de la actualidad.

El filme obtuvo nominaciones a dos Globos de Oro, nueve BAFTA y ocho Óscar: Mejor Película, Mejor Dirección, Mejor Guion Adaptado, Mejor Fotografía (Bradford Young es el primer afroamericano nominado en esta categoría), Mejor Edición, Mejor Mezcla de Sonido, Mejor Diseño de Producción y Mejor Edición de Sonido, única categoría que ganó.

Pese a ello, la película cosechó más de 50 premios en el mundo, ganando a pulso su presencia en la mayoría de los Top ten’s del año para la prensa cinematográfica. El guion, una adaptación de “Story of your life”, relato de Ted Chiang, sorprende por abordar la temática extraterrestre desde un enfoque lingüístico, alejado de las convenciones de un género que se regodea con la elaboración de batallas y explosiones de proporción épica.

Amy Adams se luce con su actuación

Crédito de la fotografía: Paramount Pictures

El director que no da paso malo

Desde antes de irrumpir en las pantallas internacionales, Villeneuve (de quien puede decirse no ha dirigido película mala) había dirigido ya algunos inquietantes cortometrajes, una cinta documental y tres potentes largometrajes. Un 32 de agosto en la tierra (1998), Maelström (2000) y Politécnico (2009), cautivadores dramas escritos por él mismo, lo consagraron en Canadá al sumarle 14 Premios Genie, así como sus primeras nominaciones en Cannes y darle el FIPRESCI en Berlinale.

A partir del lanzamiento de Incendies (2010), el director canadiense no se ha cansado de recibir elogios, nominaciones y premios en las más importantes premiaciones y festivales; además de la aclamación de la crítica y una gran base de seguidores. Su talento lo ha llevado a colaborar con actores como Jake Gyllenhaal, Hugh Jackman, Jeremy Renner, Amy Adams, Ryan Gosling, Harrison Ford, Benicio del Toro y Josh Brolin; además del guionista Taylor Sheridan; el fotógrafo Roger Deakins, quien finalmente levantó la estatuilla del Óscar con Blade Runner 2049 y el compositor islandés Jóhann Jóhannsson, ganador del Globo de Oro a Mejor Banda Sonora por Arrival.

La epifanía resultará de cada encuentro con los aliens

Fuente: medium.com

Ciencia ficción de la buena

Las pocas críticas negativas que he leído o escuchado del filme apuntan a la falta de acción. Afortunadamente, Arrival se dirige a los fanáticos de la ciencia ficción más inteligente y filosófica, aquella que ancla sus temas en la reflexión de la humanidad y no en peleas impresionantes.

No contamos aquí con el héroe que utiliza su fuerza o audacia para salvar el día, sino con la heroína sensible, conectada con las emociones; mecanismo que coloca la inteligencia y fuerza emocional como característica principal. Algo que es de agradecer en una sociedad que convierte la figura femenina en un objeto sexual y en la que, más de un director, hubiera elegido a la actriz sexy de la temporada para colocarle ropa ceñida.

Still de Arrival

Fuente: gramunion.com

Lógica espacial

La lógica temporal se trastoca de la manera en que lo hacen los recuerdos. En una segunda visión, se vuelve más evidente que la forma cíclica y contrapunteada del relato se asemeja más al funcionamiento de la memoria, que no siempre es lineal ni obedece a la cronología.

Villeneuve se toma su tiempo para hacer una película de ciencia ficción que case más en el molde de cine de arte que de acción. Planos que inician cenitales y se voltean en nadir; contrapicados que se desplazan y alejan o acercan al mismo tiempo; audacias de cámara que muestran la maestría del director.

Los aliens de Villeneuve se construyen reparando en lo que Neil deGrasse Tyson señala cuando habla de lo sesgado de la imaginación humana, toda vez que representamos siempre a los extraterrestres como similares al hombre: brazos y piernas, dos ojos, dos orejas, nariz, erguidos en dos pies, etc.

Tomando como ejemplo a tres animales muy distintos entre sí, pongamos el caso del águila, el delfín y la rana, señala la diferenciación entre especies de un mismo planeta. Señala que de haber vida en otro planeta, con condiciones variables, estos podrían tener diferente estructura morfológica, funcionamiento biológico y apariencia física.

La comunicación: dilema universal

Fente: uk.businessinsider.com

Lenguaje e incomprensión

Cuando los extraterrestres arriban, el primer problema a plantearse es la incomprensión mutua. Algo lógico que se pasan por alto los filmes según los cuales aliens y humanos se entienden perfectamente. Así, Villeneuve problematiza el lenguaje y nos muestra la dificultad de entender algo cuando no hay comparaciones similares, así como la relación entre el lenguaje y la forma de entender el universo.

Atravesado en este problema global se encuentra el local: la linguista descubre que al aprender a leer puede presenciar lo pasado y futuro. La revelación confronta al personaje con una difícil decisión que relaciona filosóficamente la vida con la muerte y el deseo con el dolor, en un cierre redondo que recuerda, por su estilo, al cine de Terrance Malick.

Como ocurre en casos excepcionales, un director nos entrega un poema en prosa. Villeneuve funde la ciencia ficción con la lírica en un ejercicio paradójico del que había dado muestras antes. Si bien en Enemy encontramos la exploración subconsciente de lo ominoso, en Arrival presenciamos la travesía semántica y sintáctica de la realidad.

Discusión