“Stan&Ollie”, el biopic que marca el regreso de “El Gordo y el Flaco” tiene tráiler | Cine O'culto

“Stan&Ollie”, el biopic que marca el regreso de “El Gordo y el Flaco” tiene tráiler

- Por

Para inicios del 2019, la BBC apuesta con el largometraje que contará la historia inédita de El Gordo y el Flaco (Laurel and Hardy). Con la aparición del primer tráiler, se nos adelanta que la dupla humorística pasará por el período posterior a su época dorada en los 50.

Junto a esta misiva, el director Jon S. Baird (Cass, Repugnante) nos presentará la etapa en que ambos realizaron espectáculos por Europa que distaron bastante de la popularidad gozada en el pasado. Su último tour “triunfante”, tras ganar un lugar en el podio de la industria, gracias a más de 100 cintas grabadas juntos.

Fuente: Express&Star

Fuente: Express&Star

Según palabras del cineasta, el filme “en su corazón, es una historia de amor entre viejos amigos que resultan ser dos de los personajes de comedia más emblemáticos de la historia de Hollywood”.

La película contará con la participación de Steve Coogan (La Cena) como Stan Laurel y John C. Reilly (Chicago) interpretando a Oliver Hardy. El escrito detrás de la producción estará a cargo de Jeff Pope, reconocido por trabajar con Coogan en Philomena, película nominada a los Oscar en 2013.

Aquí, un primer vistazo al próximo estreno:

El legado

La prolífica carrera de la pareja comenzó en 1921 con El perro afortunado (The Lucky Dog), a pesar de que en la cinta no trabajaran en equipo como se vería más adelante. En ella, muestran a un Stan fracasado que vaga por las calles y sufre un accidente, del cual obtiene un nuevo amigo: un cachorro callejero. Su inesperado compañero terminará cambiando la fortuna del protagonista, quien logra escapar de un ladrón (Oliver) y conocer a una mujer adinerada.

El debut de los actores también significaría un ascenso fructífero a la fama, iniciada en el cine mudo y prologando hasta la mitad del siglo XX. ¿La fórmula para su éxito? La crítica coincide en su particular sincronización a la hora de unir sus estilos en la comedia, así como de crear una química hasta entonces desconocida en artistas del ámbito. Sin embargo, no compartirían pantalla de forma “oficial” como dúo hasta la cinta Los segundos cien años (The Second Hundred Years, 1927), donde se demostró su ingenio unificado en la historia de dos reclusos que intentan escapar de su confinamiento.

Fuente: Lastampa

Fuente: Lastampa

Aquel fue el origen de lo que serían múltiples actuaciones en cortometrajes, largometrajes y teatro, todas instancias que no se vieron afectadas por la aparición del cine sonoro, rubro al que la pareja conquistó sin demora con el choque de sus acentos británico (Laurel) y estadounidense sureño (Hardy), y con el slapstick característico que la audiencia acogió con gusto.

Su trabajo dejó clásicos como Los presidiarios (Pardon Us, 1931), La caja de música (The Music Box, 1931), Dos fusileros sin bala (Bonnie Scotland, 1935), Laurel y Hardy en el Oeste (Way Out West, 1937) y un gran número de exponentes basados en gags o momentos cómicos y simples que presentaban un problema concreto que el dúo debía resolver.

Hermanitos del diablo (Fra Diavolo/The Devil's Brothers, 1933). Fuente: Wikipedia

Hermanitos del diablo (Fra Diavolo/The Devil’s Brothers, 1933). Fuente: Wikipedia

Gran parte de su obra —si no la mayoría —fue producida por Hal Roach, quien les impulsó como una revolución en el género. Ante la forma ridícula y alborotada de solucionar problemas en la grabación, Roach comprendió que estaba frente a un negocio que la Metro Goldwyn Mayer convertiría en series.

El aclamado grupo creativo consiguió con humildad y sencillez lo que el público ansiaba en la época: reír por la destrucción a la propiedad, por la mofa a las autoridades y por el más simple de los placeres, que es el de la desgracia ajena sin llegar a mayores.

Por lástima, el final de sus pasos por la industria pasó sin pena ni gloria, trayéndoles diversos problemas económicos agravados por complicaciones de salud. Un cierre, sin duda, miserable para lo alcanzado y que espera retratarse con respeto en el homenaje Stan&Ollie.