Una gran antología llamada "Fe, esperanza y caridad"

Una gran antología llamada «Fe, esperanza y caridad»

- Por

Se compone de tres historias que combinan una serie de eventos desafortunados causados por decisiones tomadas a partir de creencias religiosas. Un clásico del cine mexicano.

México es un pueblo sumamente católico. La entrega a Dios, a Jesucristo, a Santos y a objetos como tortillas o manchas de humedad, son creencias sumamente arraigadas en todas las clases sociales. En ese sentido, el sector más desfavorecido de la población busca en las deidades milagros o una solución a sus problemas a través de distintos ritos religiosos.

Es a partir de ahí que se construye el eje conductor de Fe, esperanza y caridad (1974), una película mexicana que plasma en la pantalla las vicisitudes de un grupo de personas víctimas de su devoción al Señor.

Fe

Una gran antología llamada "Fe, esperanza y caridad"

Regina está casada con un hombre que sufre de dolores en las piernas y no puede caminar. Ella decide hacer una manda religiosa y viaja en peregrinación al santuario del Señor de Chalma para pedir un milagro que cure a su esposo. En el camino, le ofrecen alcohol y, al embriagarse, es víctima de violación. Cuando regresa, encuentra que su marido ha mejorado y promete regresar nuevamente al santuario.

Guionista: Julio Alejandro.

Director: Alberto Bojorquez.

Esperanza

Una gran antología llamada "Fe, esperanza y caridad"

Un faquir llamado Gabino se exhibe crucificado en una carpa con el fin de ganar el dinero que necesita para comprarle una casa a su madre. Sin embargo, los clavos que le compran para la crucifixión no son totalmente de oro, lo que provoca que Gabino enferme y todo desemboque en tragedia.

Guionista y director: Luis Alcoriza.

Caridad

Una gran antología llamada "Fe, esperanza y caridad"

Una anciana es caritativa en un barrio pobre, lo cual lleva a que unos niños peleen por unas monedas. Sus madres se meten en el pleito y los esposos también se involucran. Durante la gresca, uno de los hombres muere y la viuda sufre un sinfín de vejaciones burocráticas para tramitar el entierro del difunto.

Guionista y director: Jorge Fons.

Crítica

Esta estremecedora antología toma su nombre de las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Asimismo, coinciden con las tres Santas veneradas por la iglesia católica, hijas de Sofía (nombre traducido del griego como “sabiduría”), que fueron mujeres que vivieron en Roma durante el siglo II, martirizadas por orden del emperador Adriano. Las chicas murieron por las torturas de este.

La crudesa es el elemento estelar en las tres historias a través de protagonistas desesperados, violentados, discriminados, engañados, traicionados y hasta señalados por personajes nefastos, pertenecientes a un tejido social descompuesto que no ha podido repararse a la fecha.

Los certeros y cuidadosos argumentos se fortalecen gracias a extraordinarias actuaciones de estrellas del cine mexicano, como David Silva, Beto «el boticario», Fernando Soto Mantequilla, Lilia Prado, Sasha Montenegro, Katy Jurado y Estela Inda.

La ironía presente en toda la película deja la dura enseñanza de que la sociedad mexicana se conforma por opuestos: por un lado, la bondad, la búsqueda del bien común, las grandes aspiraciones y los sueños sensatos y, por otro, el odio, la miseria y la maldad.

Si bien los frustrantes dramas se forjan a partir de acciones impulsadas por creencias religiosas, la narrativa es tan inteligente que no se limita a un simple señalamiento superficial a la iglesia católica o a sus feligreces. Es una profunda crítica social.

Ramiro Meléndez produjo esta película en colaboración con Producciones Escorpión y con los Estudios Churubusco. Se estrenó el 14 de febrero de 1974 en el Cine Variedades, en la Ciudad de México. Ganó a la mejor película en los Premios ACE 1976 y las diosas de plata a mejor director (Jorge Fons), mejor actriz (Katy Jurado) y mejor escenografía (Jorge Fernández). Asimismo, Katy Jurado se llevó el Ariel en la misma categoría y Pancho Córdoba el de mejor actor.

Sin duda, es una película de alto impacto visual y emocional, con gran crítica a la sociedad que debe incluirse en la filmografía de Semana Santa y en lo mejor del cine mexicano.