Lady Bird: debut prometedor sobre una etapa vital | Cine O'culto

Lady Bird: debut prometedor sobre una etapa vital

- Por

Son pocas las películas que consiguen reflejar una etapa de la vida de manera natural y efectiva. Es un género arriesgado, un campo de minas; por una parte, es inevitable acercarse peligrosamente a los clichés y tropos (lugares y situaciones comunes, reconocibles) cuando se quiere sintetizar en poco más de una hora algo tan universal; por otra, no es nada sencillo escribir y, posteriormente, dirigir a los actores buscando esa cotidianeidad meditada. Por ello, pese a ser su primera película como directora (tras codirigir Noches y fines de semana), es inevitable mencionar sus 10 años como actriz y coguionista; Greta Gerwig, indudablemente, tiene experiencia y recorrido, y lo demuestra en Lady Bird.

El ocaso del instituto y el paso a la famosa vida universitaria es la etapa que desarrolla la película. Todos los que hemos pasado por esa fase la recordamos con anhelo: es un momento explosivo, de cambio, tanto externo como interno, en el que comenzamos a intuir esa palabra con la que siempre nos disparaban nuestros padres: responsabilidad.

Saoirse Ronan refleja perfectamente esa etapa de transición. Fuente: racked.com

Christine McPherson (o Lady Bird, como insiste que se la llame), interpretada por una maravillosa Saoirse Ronan, logra transmitir todo ese cúmulo de emociones: las inquietudes y las dudas acerca del futuro, la rebeldía contra el sistema y nuestros padres, las primeras relaciones, el cambio de amistades, la búsqueda de uno mismo y, en definitiva, el paso hacia la madurez. En este sentido, es inevitable no acordarse de algunas obras de Richard Linklater, en especial de Boyhood, pese a que sea temporalmente más ambiciosa.

Aunque Ronan demuestre que es una actriz más que competente para transmitir todas esas emociones con gestos y miradas, también es Marion McPherson, interpretada por Lauria Metcalf, la que lleva gran parte del peso dramático; su papel de madre estricta y protectora, una que no tiene reparos en ser odiada por su hija siempre y cuando sea por su propio bien, crea un cúmulo de situaciones tensas, divertidas y emotivas que forman un background familiar y sirven de detonante para justificar, entre otras cosas, la evolución y cambio de Lady Bird.

Madre e hija compartiendo un silencio incómodo. Fuente: variety.com

En definitiva, Lady Bird es una película que resonará en los espectadores que hayan pasado por esa etapa de la vida, y anticipará a aquellos afortunados que todavía la vean en el horizonte. Por lo tanto, aunque no veréis en pantalla nada nuevo y original si hablamos del “qué”, sí reconoceréis la voz de Greta Gerwig si entráis en el “cómo”, con un estilo personal que combina un tono honesto, irónico y emotivo para concebir un primer debut prometedor.

Próximamente en cartelera

  • México: febrero 2018.
  • Perú: 12 de abril 2018.
  • Perú: 19 de abril 2018.
  • España: 4 de mayo 2018.