“Lo que hacemos en las sombras”, de vampiros, hombres lobo y… ¿roomies?

“Lo que hacemos en las sombras”, de vampiros, hombres lobo y… ¿roomies?

- Por

A todos nos llega esa edad en la que deseamos un poco más de privacidad y libertad, pues ya sea por el simple hecho de querer hacer las cosas por nuestra cuenta o incluso para evitar los regaños de nuestros padres por llegar tarde a casa, al menos una vez en nuestra vida hemos pensado en independizarnos, y por supuesto, el primer paso para ello es encontrar nuestro propio departamento. Sin embargo, con tal de compartir el pago del alquiler en un mundo donde las rentas suben a diario, muchos han encontrado una buena opción en los roomies, aunque eso signifique soportar sus malos hábitos tales como beber sangre humana, asesinar personas cada noche o tener a hombres lobo como invitados, tal y como lo muestra Taika Waititi y Jemaine Clement con su What we do in the shadows (Lo que hacemos en la sombras, 2014).

Esta comedia filmada a manera de ser un falso documental nos presenta a Viago (Waititi), Vladislav (Clement), Anton (Rhys Darby) y Petyr (Ben Fransham), cuatro vampiros de cuatro diferentes épocas de la historia que han decidido compartir departamento. Ahora, con tal de filmar la fiesta anual más importante del año que reúne a todo tipo de criaturas sobrenaturales, un equipo de filmación logra hacer un trato con estos vampiros para que los dejen grabar su estilo de vida, por lo que tendremos la oportunidad de ver cómo se dividen las labores de la casa como lo es el lavar los trastes, hasta descubrir la manera en que se divierten por las noches en su búsqueda de sangre humana.

What we do in the shadows. Fuente: Vision del cine.com

What we do in the shadows. Fuente: Vision del cine.com

La película es una comedia como ninguna otra, pues mediante el falso documental nos muestran la vida de estos vampiros de una forma bastante curiosa, ya que su objetivo no es el causar miedo en el espectador, sino el de hacerlo reír. Afortunadamente consiguen esto último debido a la manera tan graciosa en la que presentan las situaciones de la vida diaria a las que se enfrentan los protagonistas; y es que las noches de los no muertos no está tan alejadas de las de los vivos, pues si bien se alimentan de sangre humana, esto no es impedimento para que de vez en cuando salgan a divertirse a algún bar, tener uno que otro amorío e incluso hasta pelar con “bandas” rivales.

La comedia resulta aún más divertida debido a que cada uno de estos cuatro vampiros vivió en una época diferente a la de sus compañeros de cuarto. Así, tenemos que mientras Viago es un tipo amante de los buenos modales e incluso bastante gentil, por otro lado Vladislav “el Pinchador” (en clara alusión a Vlad, “el Empalador”) es un hombre sádico pero divertido, pues se encuentra en la crisis de lo que vendría siendo la edad media mortal, ya que sus poderes ya no son lo que solían ser pero trata de dar su mejor esfuerzo; en cuanto a Anton, es un tipo irreverente y totalmente despreocupado a quien sólo le importa vivir la vida nocturna; por su parte, Petyr es un vampiro cien por ciento puro, un Nosferatu totalmente escalofriante que ha vivido durante miles de años y que atemoriza incluso a sus mismos roomies.

What we do in the shadows. Fuente: Glandeurnature.com

What we do in the shadows. Fuente: Glandeurnature.com

Si bien decimos que esta es una comedia que raya en lo perfecto, esto es debido a que está hecha cien por ciento para los amantes del cine de terror y la literatura gótica, (lo que, por supuesto, no quiere decir que aquellos que no lo sean no la disfruten). Esto es gracias a que la película juega tan pulcramente con las leyendas vampíricas pero también con sus clichés y todas las características de estos seres, por lo cual, es más probable que la disfrute mucho más aquella persona que sabe los problemas que puede significar el no verse reflejado en un espejo, comer comida solida en vez sangre, la poca tolerancia a la plata o hasta el simple hecho de no poder cruzar una puerta sin antes ser cordialmente invitado a pasar.

Por supuesto no todo son risas, pues luego de que uno de estos vampiros transforme a un humano en uno de ellos las cosas se vendrán abajo cuando este nuevo compañero (Cori Gonzales) comience a exponer poco a poco la vida de los no muertos, poniendo en riesgo la seguridad de cada uno de ellos frente a otros vampiros, hombres lobo y cazadores de criaturas sobrenaturales. Es por ello que estos peculiares roomies deberán pasar una serie de situaciones bastante graciosas con tal de mantener oculto su mundo frente a los humanos.

What we do in the shadows. Fuente: El antepenultimo mohicano.com

What we do in the shadows. Fuente: El antepenultimo mohicano.com

En resumen, What we do in the shadows es una obra que funciona por su simpleza, pues si bien dijimos antes que su finalidad es hacer reír, su objetivo no es conseguir esto mediante la carcajada forzada, sino por la risa natural que se obtiene mediante el entendimiento de ciertas referencias y una trama bastante común e incluso simplona, tan simple que el espectador fácilmente puede llegarse a sentir identificado con alguna que otra situación de la vida cotidiana.