La naranja mecánica: diferencias entre el libro y la película | Cine O'culto

La naranja mecánica: diferencias entre el libro y la película

- Por

Si un libro ha causado sensación a la vez que espanto y alarma, ése es La naranja mecánica (A Clockwork Orange). La novela fue escrita por Anthony Burgess en 1961, y llevada al cine por la magnífica mente y obra de Stanley Kubrick, en 1972, que ahonda en la juventud y su sentido de salvajismo e inmoralidad. Por eso y por más, La naranja mecánica, sin duda, es uno de los grandes clásicos que deben ser leídos y vistos más de una vez.

En la historia conocemos a Alex y su grupo de drugos, quienes eran famosos por llevar el hooliganismo al máximo extremo, violando, matando, robando. Pero ellos sufren un cambio radical cuando Alex es capturado y sometido a un tratamiento que cambiará su vida para siempre.

Su versión cinematográfica y homónima contó con las brillantes actuaciones de: Malcolm McDowell, como Alex DeLarge; Patrick Magee, como Frank; Warren Clarke, como el lerdo; Adrienne Corri, como la señora de Alexander, entre otros. 

En Cine Oculto, traemos para ti una lista con las diferencias más evidentes que encontramos entre libro y película

El escritor

¿Quién podría olvidar el gran trauma del principio de la película? Sí, hablamos de la violación perpetuada por Alex y sus compinches. En la película, los adolescentes bandidos entran a casa de un escritor, quien está en silla de ruedas, sólo para violar a su mujer y asesinarla. Tiempo después, el esposo paralítico busca venganza y droga a Alex. En cambio, en la obra original, el escritor es más joven de lo que Kubrick nos muestra y, además, no está en silla de ruedas ni crea un maquiavélico payback.

Algo curioso: Dos actrices rechazaron el papel de la esposa de Alexander, el escritor, antes de que producción llamara a Adrienne. Ellas argumentaban que el papel era demasiado humillante y contaba con una naturaleza deplorable. Pero Corri, de armas tomar y carácter aguerrido, llamó la atención cuando entró desnuda en el set y le aseguró a Malcolm que estaba a punto de descubrir cómo era una auténtica pelirroja. No es ningún secreto a voces que Stanley solía llevar a sus actores hasta el extremo con tal de tener la escena perfecta; por este motivo, Adrienne pasó cuatro días recreando las funestas tomas de la violación, al tiempo que era golpeada verdaderamente por Malcolm. Después de casi cuarenta tomas, McDowell paró en seco y dijo que ya no era capaz de golpearla ni una vez más.

Condicionamiento de Alex

En la película, la respuesta de Alex hacia la novena sinfonía de Beethoven es devastadora y viene bajo la forma de terribles dolores de cabeza, mientras que en el libro de La naranja mecánica él ha sido condicionado (sí, algo muy al estilo del condicionamiento de Pavlov) a cualquier tipo de música, en general.

No obstante, a pesar de esta importante diferencia, consideramos un acierto de Kubrick el que haya incluido tan peculiar e imponente sinfonía para desarrollar escenas que marcaron a varias generaciones.

Tratamiento Ludovico 

En el libro, Alex es sometido y obligado a observar a una anciana morir quemada, así como a un hombre siendo decapitado. En la obra de Kubrick, las imágenes a las que es expuesto son más variadas, aunque no menos agresivas. Quizá lo que se intentó hacer en la cinta de 1972 fue maximizar el grado de violencia durante el tratamiento/experimento con el fin de buscar una respuesta más exacerbada por parte del protagonista.

El tema de la sexualidad

En el libro de Burgess, Alex no puede estar expuesto a ningún tipo de insinuación o acto sexual. Por otro lado, en su adaptación cinematográfica, éste puede observar cualquier cosa menos una violación, daño que él mismo realizó con anterioridad.

La edad de algunos personajes

Anthony fue despiadado en su creación, incluso incluyó personajes, como la joven que está siendo atacada por la pandilla de Billy Boy, en situaciones de total desventaja. En el libro, la víctima tiene tan sólo diez años, aunque en la película Kubrick quiso reducir, si puede decirse de ese modo, el impacto recibido por los espectadores cambiando a la niña por una mujer joven.

El destino de los drugos

Algo muy épico e irónico en la película es ver cómo los antiguos camaradas de Alex se convierten en policías. La escena en la que lo golpean llega a un punto de no retorno en la narrativa y en el porvenir de los personajes principales. Sin embargo, en el libro no sucede de esta manera. Burgess decidió que Pete moriría y que los drugos restantes golpearían a Alex para después ahogarlo.

El final

Llegamos al apartado que, por lo general, siempre cambiará entre película y libro. Para Burgess, Alex debía llegar hasta una realización propia, darse cuenta de la vida que había estado llevando y cambiarla. Y es que Alex forma una pandilla nueva con la que comete una serie de delitos, hasta que crea conciencia acerca de sus bélicos actos y elige cambiar de empresa, despidiéndose del mal.

Para Kubrick, Alex era malvado y siempre sería malvado, sin importar las experiencias por las que pasara, buenas o malas, por eso eligió que su personaje existiera perpetuamente en ese estado violento.

¿Con cuál te quedas?