Bohemian Rhapsody: Queen explota en la pantalla grande | Cine O'culto

Bohemian Rhapsody: Queen explota en la pantalla grande

- Por

Una de las bandas de rock más influyentes del siglo XX, tenía por miembros a 4 leyendas que fueron convertidas en humanos en la pantalla grande. Bohemian Rhapsody llegó a los cines después de una larga espera, acompañada de especulación y sobre todo una expectativa enorme. ¿Que se puede decir acerca de Queen? una banda que ha marcado a varias generaciones desde su aparición en la década de los 70’s, y sobre todo ¿Como se puede decir en lenguaje cinematográfico algo acerca de la realeza del Rock n’ Roll?

Los encargados de la producción de esta película incluyen a nada menos que Jim Beach, quien fuera el tercer manager de Queen durante sus años más activos, y que incluso aparece en la película interpretado por Tom Hollander (Piratas del Caribe: En el Fin del Mundo, 2007). La película biográfica acerca de la banda, se centra principalmente en Freddie Mercury, uno de los personajes más destacados de la escena musical y un ícono reconocido por ser el creador y voz de numerosas canciones, que bien podrían ser parte del soundtrack del mundo.

Tras una serie de polémicas, el director que estuvo a cargo de la mayor parte de la producción, Bryan Singer (X-Men: Apocalipsis, 2016), fue despedido y su lugar lo tomó Dexter Fletcher (Band of Brothers, 2001), quien de manera repentina tuvo que trabajar junto con el guionista Anthony McCarten tras lo sucedido con Singer, pero manteniendo la efectividad necesaria para concluir con la producción.

Foto tomada de Scroll.com


Freddie Mercury es la figura principal de esta cinta, siendo interpretado por Rami Malek, quien se hizo relevante en la escena actoral al protagonizar la serie televisiva Mr.Robot (2015). La historia comienza desde antes de que Mercury ingresara a la banda que lo haría famoso, revelándonos la inconformidad que el intérprete experimentaba al trabajar como transportador de equipaje en el aeropuerto de Londres. La película relata de forma cronológica los sucesos que acontecían para la banda y a la par, recorre los éxitos que han hecho de Queen una leyenda.

El momento crucial para Mercury es cuando se ofrece para ser el reemplazo del vocalista de la banda a la cual pertenecía el guitarrista Brian May (Gwilym Lee) y el baterista Roger Taylor (Ben Hardy), “Smile”. El último integrante en unirse es el bajista John Deacon (Joseph Mazzello), quien será la última adición a la banda y finalmente nombraran a la banda “Queen”.

Foto tomada de dx.com

El éxito de la banda viene después de hacer su primer álbum pagado por ellos mismos, consiguiendo dinero de la venta de su camioneta que usaban para desplazarse a sus presentaciones. Es aquí dónde John Reid (Aidan Gillen) los pone en contacto con Ray Foster (Mike Myers), un importante ejecutivo de la disquera internacional EMI, quien incentiva a la banda para crear otro álbum con el objetivo de afianzarse dentro de las listas de popularidad. Freddie Mercury tenía pensado hacer un disco tematizado tomando la ópera como vehículo y forma de expresión, incluso el álbum es llamado A Night at the Opera, álbum que contendrá la emblemática canción que dará nombre a esta obra cinematográfica, Bohemian Rhapsody.

Mercury estaba obsesionado con hacer una miscelánea que incluyera coros de ópera, motivos alusivos a obras clásicas musicales dentro de la letra y por supuesto rock como sólo Queen sabía hacer. Mercury dirige personalmente el desarrollo de las armonías vocales e incluso verifica el proceso de la voz guitarristica a cargo de Brian May. La película no falla en representar a los integrantes de manera muy cercana a cómo lucían los miembros originales, no sólo de forma física, sino también de forma acertada incluyen las herramientas de trabajo de la banda, como es el caso de la muy característica guitarra de Brian May, la “red special” de la marca inglesa “Burns”.

Foto tomada de Brusselslife.com

La canción Bohemian Rhapsody, tiene una duración de 6 minutos lo cual complicaba su difusión en la radio, ya que los formatos aceptados eran de sólo 3 minutos. Este problema lo plantea el representante de EMI, quien no sólo alegó en contra de la duración de la pieza, sino también atacó la poética de Mercury y se negó a hacer de Bohemian Rhapsody el sencillo principal del disco, lo que enfureció a Mercury y la banda deshizo relaciones con la disquera. Mercury no dudó en decirle a Ray Foster que sería recordado como: “el imbécil que perdió a Queen”. La pieza fue difundida por primera vez en una estación de radio alternativa y la canción no tuvo muy buenas reseñas, la crítica por parte de los medios no fue muy benévola hacia la canción favorita de Mercury en ese disco, pero a pesar de eso se convirtió en una de las favoritas del público y es casi un emblema para la banda.

Foto tomada de Brusselslife.com

A medida que pasan los años y los éxitos para Queen, es Freddie Mercury el más susceptible a la descomposición debido a su forma de vida. Mercury empieza a perder la relación que tenía con su pareja Mary Austin (Lucy Boynton), a quien incluso dedica una canción llamada Love of My Life. Dentro de la agitada vida del intérprete y “frontman” de Queen, también figuran los escándalos, pues ya se identificaba como bisexual y esto le generaba señalizaciones por parte de la prensa y se veía obligado a ocultarlo. Esto le desencadena una forma de vida excesiva, desde despilfarros monetarios, hasta conflictos con los miembros de la banda debido a su personalidad estrafalaria.

Uno de los personajes más presentes dentro de la película, es la música misma. Cada presentación en vivo que está puesta en la pantalla, es una verdadera explosión de sonido, haciendo que la audiencia sienta la potencia de la banda como si estuviesen presentes en uno de sus conciertos. Y es para el acto final y cierre, que la película hace una réplica de una de las más famosas presentaciones de Queen, dentro de el histórico concierto Live Aid que tomó lugar en el estadio Wembley el 13 de Julio de 1985. Queen asiste al mega concierto después de haber estado en inactividad por dos años, donde Mercury se aisló en Munich para concretar lo que sería un álbum solista.

Es en la reunión y reconciliación de la banda unas semanas antes de Live Aid, que Mercury deja saber a sus compañeros que tiene SIDA, no sin mencionarles también que no tendrá tiempo para sus condolencias y les sugiere invertir el tiempo en continuar los proyectos musicales de la banda.

Foto tomada de Brusselslife.com

Los casi 20 minutos que dura la secuencia final del mega concierto Live Aid, alcanzan el tiempo del “set” original que presentó la banda durante ese concierto. La película sigue a Queen hasta al escenario, dándonos una perspectiva con el tono y la fuerza que mantiene durante el tiempo que la cinta dura, es por esto que la larga secuencia de ese concierto dentro de la película es congruente con la visión correspondiente a la narrativa cinematográfica y por ende, distinto al material original de la presentación de la verdadera banda en 1985. El cierre establece claramente que esta película es una carta de amor hacia Freddie Mercury y su pasión por lo que hacía hasta el final de sus días.