Good Girls, la peligrosa solución que significa el dinero

- Por

El dinero puede ser la solución de muchas cosas, pero en el caso de las protagonistas de Good Girls además de solventar dificultades un gran lote de dólares también trae consigo inesperados problemas. Esta serie, comedia negra estadounidense, llega a través de Netflix a las pantallas a brindar sonrisas y contar las historias alocadas de un grupo de mujeres y madres de clase trabajadora que para resolver asuntos familiares se ven obligadas a entrar en actividades de dudosa legalidad.

Ya desde el primer capítulo nos topamos con unas mujeres aguerridas que, si bien se desenvuelven en una típica comunidad norteamericana (Detroit), parecen desencajar desde el momento en el que deciden enfrentar sus problemas de manera activa.

Beth Boland (Christina Hendricks) es quien encabeza el trío. Es madre de cuatro niños y luego de un matrimonio de 20 años se entera del engaño de su esposo y de las pésimas decisiones económicas que tomó él en los últimos años en relación con las finanzas del hogar. Para frenar el desastre que se avecina, necesita dinero para pagar hipotecas y no perder su vivienda.

Su hermana menor, Annie Marks (Mae Whitman), es madre soltera de una niña en proceso de transición de género y mientras trabaja en un supermercado ve cómo el padre de la jovencita se ha vuelto adinerado y exitoso. Éste intentará obtener la patria potestad a través de costosos juicios, con el sueldo de cajera, a ella, no le alcanza el pago del abogado.

Finalmente, Ruby Hill (Retta) -una afroamericana típica- se enfrenta a la enfermedad de su hija menor. Deberá buscar lo necesario para brindarle un tratamiento médico que le mejore la vida, pero su salario como camarera y el de su esposo como policía, tan sólo les permite gozar de lo básico.

La peligrosa solución

La manera que encontraron para obtener el dinero -el atraco al supermercado en el que trabaja Annie- les abre camino a una banda criminal que a partir de ese momento contará con sus servicios y en ellas llegará el conflicto ético de continuar en los “malos pasos” para solucionar sus problemas de dinero o dejar ese mundo y regresar a las viejas andanzas. La independencia que les da el dinero empieza a transformar sus vidas y la de sus allegados y por ello la decisión cada vez se vuelve más difícil.

Con un tono jocoso, las tres mujeres atravesarán circunstancias cada vez más complejas, todas relacionadas con su nuevo “trabajo”. No renunciarán tan fácil al poder que han obtenido a través de esta nueva vida.

Good Girls es ingeniosa, feminista y cuenta con actuaciones de primer nivel de las tres protagonistas. Los guiones, y las situaciones, nos invitan a reflexionar sobre los problemas contemporáneos de la sociedad actual y de los juicios éticos para las madres de familia ¿Qué serías capaz de hacer para el bienestar de tu familia? Todo esto en medio de las risotadas de una comedia inteligente.