Jamie Lee Curtis, radiografía de la musa del terror | Cine O'culto

Jamie Lee Curtis, radiografía de la musa del terror

- Por

Cuando el nombre Jamie Lee Curtis llega a nosotros, probablemente nuestra mente conecte de inmediato con el emblemático título de Scream Queen o Reina del Grito que porta desde la década de los ochenta.

Y no es menor. Su participación en clásicos del terror es la herencia que ha entregado a generaciones y generaciones de colegas, espectadores y adeptos al género. Desde la imagen de la chica “en apuros” que es acosada por un psicópata en Halloween (1978), hasta la mujer obsesionada con darle fin a todo con su propia mano en la misma saga, la actriz ha significado la evolución de interpretación, concepto y heterogeneidad.

Más allá del estigma de tener a Tony Curtis y Janet Leigh —protagonista de Psicosis (Psycho, 1960) de Alfred Hitchcock —como padres y de haber luchado contra la adicción a narcóticos, Curtis se ha alzado como una referente eterna de la gran pantalla, una activista del movimiento feminista y el perfecto ejemplo de cómo mantenerse vigente sin ceder la impronta personal. 

Primeros pasos en la industria

Jamie en Operation Petticoat. Fuente: Sitcomsonline

Antes de darle vida a Laurie Strode, la intérprete se dio a conocer en series de televisión con papeles menores. Su primera aparición fue en el capítulo “Visitors in Paradise” de la serie Quincy (1976-1983), un drama médico de misterio transmitido por la NBC que contaba las investigaciones realizadas por un médico forense a muertes anómalas.

En la misma línea, “Mystery of the Fallen Angels” fue el episodio de la familiar The Hard Boys: Nancy Drew Mysteries (1977-1979) en que Curtis tuvo un par más de líneas al ser Mary, rol menos desapercibido que su trabajo de mesera en “The Bye-Bye Sky High IQ Murder Case” de otra serie dramática dedicada a la búsqueda de delincuentes, Colombo (1971-2003).

Algo más protagónico fue su desempeño como la Teniente Barbara Duran en Operation Petticoat (1977-1978), una adaptación de la película homónima de 1959, que cuenta cómo un grupo de enfermeras toma el control de un submarino en plena Segunda Guerra Mundial, luego de que el capitán y su tripulación fallen en separarse de ellas.

Sin embargo, la artista volvería a las producciones criminales como Linda Frye en Los ángeles de Charlie (1978), una golfista profesional muy amiga de Kris que ve su vida amenazada en múltiples ocasiones en el capítulo “Winning is for Losers”.

El nacimiento de la Reina del Grito 

Halloween, Prom Night y El tren del terror. Fuente: IMDb

Con sólo 19 años, Jamie difícilmente asimiló que Laurie Strode sería el personaje que le concedería fama. Dicha sensación cobra sentido con lo decepcionada que se sentía de su actuación, tanto que estaba convencida de que sería despedida al primer día de rodaje. Inclusive —como recoge IMDb —cuando el director de la producción, John Carpenter, la llamó por teléfono esa misma noche, ella estaba segura de que sería el fin de su carrera en el séptimo arte.

Para alegría de todos, el contacto tenía como fin todo lo contrario: el cineasta la felicitó, asegurándole que su labor había cumplido con todas sus expectativas.

Desde esta primera entrega, Curtis ha dado vida a Strode en cinco décadas distintas: La noche de Halloween (Halloween, 1978), Halloween 2: Sanguinario (Halloween II, 1981), Halloween H20: 20 años después (Halloween H20: 20 Years Later, 1998), Halloween: Resurrección (Halloween: Resurrection, 2002) y Halloween (2018).

La historia de los homicidios de Michael Myers, no obstante, fue sólo el comienzo. Peligros como una niebla sobrenatural que acosa a una ciudad en la costa —La Niebla (The Fog, 1980) —, un asesino enmascarado en el baile de graduación —Prom Night: Llamadas de terror (Prom Night, 1980) —, otro antisocial que busca venganza en un tren en movimiento —El tren del terror (Terror Train, 1980) —, y un psicópata en serie en la desolada carretera de Australia —Juegos de carretera (Roadgames, 1981), son parte de los exponentes de la prolífica carrera que ha construido la celebridad estadounidense.

Incursión en el drama romántico

Cartas de amor, Perfección y Un hombre enamorado. Fuente: IMDb

La popularidad y belleza de Curtis pronto le hicieron probar otros horizontes dentro del rubro. Con críticas favorables, la primicia de Cartas de amor (Love Letters, 1983) demostró que la actriz también podía sumergirnos en un relato repleto de obsesión en que una locutora recrea el romance que vivió su fallecida madre durante 15 años, al involucrarse con un hombre casado.

Aunque mantiene un tinte dramático en relación con el filme anterior, Perfección (Perfect, 1985) junto a John Travolta adquiere un gusto cómico, gracias al conflicto que mantienen, él como un ambicioso reportero en búsqueda de una crónica, y ella como la instructora de aeróbicos que no encuentra simpatía alguna en su visita. 

Jamie, en distintas entrevistas después del estreno de la cinta, aseguró que el motivo esencial por el que formó parte de ésta era porque amaba ejercitar y se imaginaba constantemente dando clases.

Dos años más tarde, Curtis participa en un largometraje francés que sirvió de apertura en el Festival de Cannes en la época: Un hombre enamorado (Un homme amoureux, 1987). En él, dio vida a la mujer de una estrella de cine que sostiene un romance con una actriz desconocida en Roma. La película recibió ovaciones por su examen de las relaciones interpersonales en todo nivel, sobre todo alrededor de la idea de cómo los personajes persiguen en la vida lo que desean para realmente “vivir”.

En paralelo, Jamie no bajó el ritmo con otros proyectos como Reclutas novatas (She’s in the Army Now, 1981), La voz del silencio (Amazing Grace and Chuck, 1987), La fuerza de un ser menor (Dominick and Eugene, 1988), entre otros.

La nominación al Globo de Oro

Un pez llamado Wanda. Fuente: Thedissolve

Si Curtis ya se había transformado en una cara reconocida y querida por el público, con Un pez llamado Wanda (A Fish Called Wanda, 1988), consiguió cautivar no sólo a aficionados, sino que al jurado especializado que le otorgó su primera nominación a un Globo de Oro a la Mejor Actriz en Comedia o Musical. A su vez, obtuvo el puesto de candidata a los Premios BAFTA como Mejor Actriz y un sinfín de aplausos por su hilarante papel en un grupo de personas que se reúne para cometer un robo armado, sólo para después intentar traicionarse entre sí con el fin de llevarse el motín completo. A modo de trivia, el personaje de Wanda Gershwitz fue escrito especialmente para Jamie.

Finalmente, la década de los noventa fue la premiada: Curtis logró dos Globos de Oro y un BAFTA. Asimismo, no le faltaron nominaciones en dichas y otras ceremonias.

Vaivén de acción y thrillers

Regreso inesperado. Fuente: IMDb

A pesar de que continuó siendo parte de proyectos románticos como Eternamente joven (Forever Young, 1992) junto a Mel Gibson, la atracción entre Curtis e historias más sombrías fue innegable y se mantiene potente hasta hoy.

Fruto de esto, fue ponerse la piel de una novata de la fuerza policial que lucha en un laberinto de persecución contra un psicópata en Acero azul (Blue Steel, 1990). Si bien la cinta no fue un éxito, ni tuvo grandes recursos para su rodaje, logró que la interpretación de Jamie fuera aclamada por el público.

Similar fortuna ocurrió con un papel opuesto a la heroína con la que la identificábamos en Regreso inesperado (Mother’s Boys, 1993). Allí Curtis se disfraza del monstruo que tanto intentó eliminar en otros exponentes del cine, al darle vida a una mujer que abandona a su esposo e hijos sin explicación, sólo para volver años más tarde e intentar abatir a la familia. Así, en una campaña vertiginosa de acoso y hostigamiento, Madigan utilizará los métodos más insidiosos para hacer de las suyas, sin importar qué esté en juego. Inclusive seduce a su hijo mayor para que cometa actos de violencia y utiliza a todos a su alrededor. ¿El límite? Su propia autodestrucción.

La actriz dominó el género y no dejó dudas. Aun así, regresó a su nicho fetiche de horror con Virus (1999), donde enfrenta a una forma de vida extraterrestre que busca acabar con ella y la tripulación de un remolcador estadounidense al adentrarse en un barco de investigación abandonado.

En la otra acera: un rostro en la comedia

Mentiras verdaderas, Un viernes de locos y Una navidad de locos. Fuente: IMDb

En sus treintas, la artista decidió darle un vuelco total al curso de su carrera. Poco a poco comenzó a incluirse en obras cómicas, siendo la primera la organización de despedida de soltero para unos amigos de infancia en Boda en Queens (Queens Logic, 1991). En la historia lleva a Grace, una mujer pudiente que le enseña una lección a un hombre casado que busca cortejarla.

En la misma temporada, y de un corte más familiar, colaboró en Mi chica (My girl, 1991), una de las personas que afecta profundamente en la vida de una niña de once años personificada por una joven Anna Chlumsky. El relato cálido tuvo su secuela tres años después, al proseguir las peripecias de la protagonista con el paso del tiempo.

A este largometraje le sigue un híbrido entre acción, thriller y risas en Mentiras verdaderas (True Lies, 1994) de la mano de James Cameron y en compañía de Arnold Schwarzenegger. En este filme un agente secreto que batalla contra el terrorismo verá cómo su vida se pondrá al revés cuando descubra que su esposa está teniendo un amorío con un vendedor de autos usados. 

Las buenas críticas, de todas maneras, no lograron superar al sello característico de la película y uno de los referentes más buscados de la web: el sensual baile que Curtis le da su coprotagonista. 

Sin descanso, la intérprete contribuyó en una sinnúmero de exponentes como Arresto en casa (House Arrest, 1996), Criaturas feroces (Fierce Creatures, 1997) y El sastre de Panamá (The Tailor of Panama, 2001), luego destacándose su trabajo junto a la estrella adolescente Lindsay Lohan en Un viernes de locos (Freaky Friday, 2003), la hilarante producción sobre el cambio de cuerpos de una madre agotada y su rebelde hija como aprendizaje para ponerse en los zapatos de la otra.

Es así como la actriz se vio en medio de situaciones absurdas, personajes entrañables y cintas que llenaron con carcajadas salas internacionales. Desde la madre de una familia que decide no celebrar la Navidad hasta que su hija vuelva —Una navidad de locos (Christmas with the Kranks, 2004), pasando por la dueña de una chihuahua mimada perdida en México —Una chihuahua en Beverly Hills (Beverly Hills Chihuahua, 2008) —, hasta repetirse el rol de madre en la boda de su hijo que tiene más de un factor en contra —¿Otra vez tú? (You Again, 2010) —, Jamie ha logrado un repertorio variopinto del que podemos disfrutar.

De la gran pantalla a las series

Jamie en Scream Queens. Fuente: Collider

Posterior a Operation Petticoat y tras un listado exuberante de producciones, la celebridad probó suerte en series de televisión más allá de las participaciones fugaces del pasado. Su primera apuesta fue Cariño de papel (Anything But Love, 1989-1992), relato con el que la gran mayoría de nosotros puede identificarse ante una amistad que peligra por el interés amoroso mutuo de las partes y la inquietud de que la relación se arruine si se toma el siguiente paso.

El próximo desafío vino al interpretar a la Dr. Samantha Ryan en NCIS: Investigación criminal (NCSI: Naval Criminal Investigative Service, 2003 a la actualidad) durante el 2012. Sin embargo, Curtis se lució realmente como la decana Cathy Munsch en la psycho-pop Scream Queens (2015-2016), una semi-antología que trata de una comunidad universitaria que es aterrorizada por un asesino en serie. Lo anterior, con el toque humorístico propio de Ryan Murphy, también apreciable en sus famosas Glee (2009-2015) y American Horror Story (2011 a la actualidad).

Su última exploración en el área fueron seis episodios en New Girl (2011-2018) de la cadena Fox. La obra audiovisual coincide con su último trabajo antes de Halloween (2018).

El regreso del clásico

Fuente: Outnow

Mejor estreno de una película protagonizada por una mujer mayor de 55 años. Mejor estreno de una película de terror protagonizada por una mujer. Segundo mejor estreno de una película de terror después de Eso (It, 2017). Segundo mejor estreno de una película en el mes de octubre.

Cuarenta años después de la primera entrega de Halloween, esos galardones resplandecen en el Instagram oficial de Curtis y en la memoria de todo el que conozca el dato. Siendo una profesional de “todo terreno”, bloguera del The Huffington Post, autora de libros infantiles y una cara familiar que provoca tanto simpatía como rechazo, la americana superó todas sus marcas personales con el estreno que completa el ciclo de un clásico.

Lo que pocos saben es que Curtis no estaba del todo convencida de volver a presentarse como Laurie Strode. De hecho, quien le dio el impulso final fue su sobrino no oficial y amigo de familia, Jake Gyllenhaal. El producto final se logró tras 28 días de rodaje en Charleston, Carolina del Sur, y es la única entrega de la franquicia que es secuela directa de la primera.

Aquí tenemos un análisis más detallado de la obra.

¿Proyectos futuros?

Este 2018, a su vez, Jamie contribuyó en el drama que envuelve a la narración de An Acceptable Loss, donde será una política acérrima que amonesta a una ex asesora de seguridad de Estados Unidos. A través de la mezcla de un turbio pasado y de una ambición inquebrantable, las traiciones y artimañas mentales reinarán en este prometedor thriller.

Para lo que viene, sabemos que está filmando Knives Out (2019), película de trama desconocida fuera de tratarse de un asesinato con el típico misterio característico de novela policíaca, y está anunciada Spychosis (2019) donde el personaje será tocaya suya. No se tiene mayor información fuera del guión: un espía inactivo, expuesto gracias a la filtración de Wikileaks, busca ayuda de una enfermera para extraer un chip experimental implantado en su cabeza, con tal de evitar ser cazado por distinto sicarios.

Sólo esperamos que Jamie permanezca con su afán por estar frente al lente de las cámaras y los anhelos de la industria, sin perder su carisma y mensaje.