13 remakes estadounidenses: el peso de los subtítulos

13 remakes estadounidenses: el peso de los subtítulos

- Por

“Una vez que superen la barrera de los subtítulos, descubrirán una enorme cantidad de películas asombrosas”, Bong Joon-ho. Para nadie es un secreto. Hollywood es el mayor productor de cine, pues sus enormes recursos le permiten costear innumerable películas. Por este motivo, la cartelera en Estados Unidos está repleta de cintas habladas en inglés, lo que provoca que filmes extranjeros y subtitulados no solo sean escasos, sino también poco llamativos para los espectadores.

Así, en un país en el que se piensa que no hay más cine fuera de su territorio, las obras extranjeras son destinadas al olvido tan solo por no querer leer los diálogos o porque se cree que son de calidad inferior. Sin embargo, gracias a su éxito original, algunas cintas obtienen una segunda oportunidad en los remakes.

A continuación, te presentamos una lista con algunos de los más famosos que Estados Unidos ha realizado, algunos con buenos resultados y otros que tal vez nunca debieron salir a la luz.

Mentiras verdaderas

La Totale! (1991) es una película francesa de comedia, acción, romance e intriga. En esta, un espía usa sus habilidades y sus recursos para descubrir una supuesta infidelidad de su esposa.

La cinta original fue muy bien recibida gracias a su trama divertida y con buen ritmo, y debido a sus actuaciones. Aun así, en 1994, James Cameron realizó un buen aceptado remake a cargo de Jamie Lee Curtis y Arnold Scharzenegger.

12 Monos

Remake de la francesa La Jetée (1962), aunque en esta ocasión la versión americana tuvo tanto éxito que hoy en día es considerada una de las mejores películas de ciencia ficción.

Protagonizada por Bruce Willis y Brad Pitt, cuenta la historia de un viajero en el tiempo que debe localizar el momento y el lugar en los que surgirá una enfermedad que acabará con la raza humana.

Tres hombres y un bebé

En la cinta Trois hommes et un couffin (1985), tres solteros deben cuidar a una bebé abandonada, por lo que vivirán una serie de situaciones que van de lo cómico a lo nostálgico.

Dos años más tarde, Leonard Nimoy rehízo esta cinta para Estados Unidos bajo el nombre de Tres hombres y un bebé, que hasta hoy en día es recordada por muchos como una buena comedia.

Amigos

Uno de los remakes más sonados de los últimos años fue el de Amigos (Intouchables), ya que además de ser un éxito en la taquilla francesa, tiene una de las historias más hermosas de amistad que se han conocido.

La obra original es protagonizada por Omar Sy y François Cluzet, quienes dan vida a un joven de los suburbios y a un hombre paralítico y millonario, respectivamente.

En el remake norteamericano, los papeles son interpretados por Kevin Hart y Bryan Cranston. Aunque su trabajo en equipo es bueno, no logró causar la misma empatía que la original.

Déjame entrar

Película sueca de vampiros considerada como una de las mejores de los últimos años, donde un niño desarrolla una tierna pero mortal amistad con una pequeña vampiresa.

En el 2010, Matt Reeves estuvo a cargo de su remake bajo el título Déjame entrar (Let me in), y aunque cuenta la misma historia e incluso es entretenida, no logra la atmósfera oscura y sofocante que consigue la original (Leth the Right One In).

Vanilla Sky

Eduardo Noriega y Penélope Cruz estelarizan Abre los ojos, cinta española dirigida por Alejandro Amenábar que cuenta el trágico amor de una pareja que debe enfrentarse a un terrible accidente.

Aunque Penélope interpreta su papel en ambas cintas, para el remake fue Tom Cruise quien sustituyó a Noriega en una película que superó por mucho en taquilla a su original. En cuanto a la calidad, muchos opinan que ambas están al mismo nivel.

Desaparecida

Considerada como una de las cintas más impactantes de Holanda, esta película de 1988 tuvo su remake en 1993 a cargo de su mismo director, George Sluizer.

Los protagonistas fueron Kiefer Sutherland, Sandra Bullock y Jeff Bridges. Aunque cuentan la misma historia sobre la desaparición de una joven mujer, en la versión americana la trama se suavizó bastante, algo que no gustó a muchos.

Oldboy

En el 2003, una película causaba sensación a donde quiera que se presentaba: Oldboy, del director Chan-wook Park. La trama mostró la vida de un hombre sumido en el dolor y en la venganza, contando además con un impactante y sorpresivo final como pocos.

En Estados Unidos, fue Spike Lee el encargado de su remake, y aunque respetó ciertas escenas e incluso un nivel de violencia aceptable, no logró plasmar el impacto que generó la cinta original surcoreana.

REC

En 2007, Jaume Balgueró y Paco Plaza reinventaron el género zombi con Rec, una película que estuvo en boca de todos los amantes del terror gracias a sus efectos especiales, escenas sangrientas y el recurso de cámara en mano.

Un año más tarde, en Estados Unidos se estrenó Quarantine, remake de la cinta española que, si bien mostró la misma historia, no causó ni la mitad de asombro que la primera.

Hachiko, siempre a tu lado

Considerada por un enorme sector como una de las películas más tiernas y entrañables sobre un perro, Hachiko se trata del remake de Hachiko Monogatari (1987), de Seijirô Kôyama.

El remake fue protagonizado por Richard Gere, quien da vida al dueño de un amoroso y fiel perro que esperó hasta el día de su muerte la llegada de su amo.

Hoy en día, esta versión americana todavía hace brotar lágrimas a quien la mira.

El aro

El director Hideo Nakata filmó una de las películas japonesas más aterradoras de todos los tiempos: Ringu (1998). Fue tanto su éxito que le valió varias secuelas y un remake americano a cargo de Gore Verbinski.

Aunque la cinta original es bastante conocida, lo es todavía más su adaptación, al grado de que Samara (la versión estadounidense del fantasma) se convirtió en todo un producto de la cultura pop.

La casa muda

Los planos secuencia son una de las técnicas más impactantes, motivo por el que la uruguaya La casa muda (2010) resulta digna de mención, pues fue filmada en una única toma. En esta cinta, el cineasta Gustavo Hernández muestra la historia de un crimen atroz inspirado en hechos reales.

En 2011, Laura Lau y Chris Kentis quisieron repetir la hazaña con Elizabeth Olsen como protagonista. Aunque está filmada de la misma manera, el rodaje de la original costó alrededor de seis mil dólares, mientras que la versión estadounidense rondó los dos millones.

Ambas tuvieron una aceptación media entre la crítica.

Somos lo que hay

Somos lo que hay (2010) es una película mexicana sobre canibalismo, la cual ostenta el título de ser la primera cinta de terror de este país rehecha en Estados Unidos. Es dirigida por Jorge Michel Grau y tomada como una de las más importantes al mostrar un terror diferente al acostumbrado.

Fue adaptada al público estadounidense bajo el título We are what we are (2013) y dirigida por Jim Mickle. Ambas abordan a una familia antropófaga que debe descubrir la manera de proveerse de carne humana.

Las dos fueron muy bien recibidas por los públicos de sus respectivos países, aunque tuvo un mayor éxito la mexicana, que retrató de mejor forma ciertos aspectos de su sociedad.


Etiquetas: