“One Cut of the Dead”, un desastroso y divertido apocalipsis zombie

“One Cut of the Dead”, un desastroso y divertido apocalipsis zombie

- Por

Cuando de comedias zombie hablamos, Shaun of the Dead (2004) Zombieland (2009) y Braindead (1992) suelen ser los mejores referentes del género. Sin embargo, también existen otras joyas ocultas que, pese a no ser grandes producciones, están a un mismo nivel de calidad. Este es el caso de One Cut of the Dead (2017), de Shinichiro Ueda.

Un equipo de cineastas amateur es contratado para filmar una película de zombies en un set abandonado. Por desgracia, el verdadero apocalipsis de los no muertos comienza a mitad del rodaje, algo que deberán aprovechar para grabar la mejor cinta de terror jamás hecha.

One Cut of the Dead. Fuente: Film

Incoherente, absurda, divertida y entrañable son algunas de las palabras con las que podría describirse a One Cut of the Dead, un filme de bajo presupuesto que homenajea a todo ese cine casero y amateur hecho con escasos recursos.

Este trabajo de Ueda es un hermoso ejercicio de creatividad, pues además de ser un proyecto arriesgado, también funciona como un retrato de la realidad al mostrarnos las alegrías, percances e improvisaciones a los que se enfrenta un equipo de filmación en la vida real.

Si a esto le sumamos unos cuantos elementos sangrientos, uno que otro zombie, ligeros toques de comedia muy bien trabajados y algunos detalles técnicos como el uso de planos secuencia, entonces tenemos una fórmula perfecta para reír, sufrir y emocionarnos.

One Cut of the Dead. Fuente: Redrum

Sin embargo, también cabe mencionar que pese a su título, One Cut of the Dead toma el elemento zombie más como un pretexto que como una finalidad para contar una historia de terror, pues no busca asustar al espectador, sino divertirlo y adentrarlo en el maravilloso mundo de la realización y de la producción cinematográfica.

Lo anterior podrá sonar absurdo, lo sabemos, pues se preguntarán «qué demonios tienen que ver los zombies con la manera en la que se filma una película».

No les arruinaremos la sorpresa, pero para responder a esto les diremos que la trama se vale de la metaficción, así que en esta película lo que verán no terminará siendo, ni por asomo, nada de lo que habrían esperado de ella.

One Cut of the Dead. Fuente: Prod1

Esta misma metaficción es lo que hace tan especial al proyecto, pues a pesar de que sus primeros 30 minutos son fastidiosos, aburridos e incoherentes, todo lo que acontece después de ellos se transforma en un enorme plot twist que justifica todo lo “malo” y “mal hecho” del metraje.

Es en esa última hora donde radica la fortaleza de One Cut of the Dead, dándonos la oportunidad de cambiar nuestra opinión, no solo hacia algunos personajes ―a quienes se comienza odiando para después amarlos y viceversa― sino hacia el filme mismo.

Así, aunque les aseguramos que la primera impresión que tendrán al verla será la de un enorme desastre fílmico, terminarán por ver un hermoso y hasta tierno retrato de la industria cinematográfica.


Etiquetas: