«The Woman in the Window»: El peligro de la curiosidad.

- Por

La sola concepción de esta película podría tener su propia película, una serie de calamidades que tuvo que atravesar hasta su estreno en Netflix. Muchas veces esta clase de hechos logran crear un film de culto, como los pasó Donnie Darko en su momento, pero aquí no será el caso.

‘La mujer en la ventana’ (no confundir con la notable cinta de Fritz Lang) bebe de filmes de cine negro y de suspenso de los 60, tanto así que parece un remake no oficial de Rear Window(La ventana indiscreta) de Alfred Hitchcock, que narra la historia de una psicóloga infantil, separada de su esposo, que no puede salir de casa, y para no morir de aburrimiento decide espiar a sus vecinos desde su ventana.

The Woman in the Window on Netflix review: What went wrong? - Vox

Pero ella no tiene la pierna rota, sino un trastorno llamado agorafobia, que le causa temor de salir a la calle, por lo que se ve obligada a aislarse del mundo, con el solo contacto de su psiquiatra y un inquilino que vive en casa.

¿La curiosidad mató al gato?

Hasta que un día, Anna Fox (Amy Adams), en sus múltiples revisiones de sus vecinos, presencia lo que ella cree es un asesinato en la casa de frente, lo que le generará un ataque de ansiedad en ella, similar al de James Stewart en Vertigo, y como nadie le cree, se verá obligada a crear una investigación en su cabeza para resolver el crimen. Lo que no será muy fácil, ya que la mezcla de ansiolíticos y alcohol no le dejará pensar con lucidez.

The Woman in the Window review: a bestselling thriller becomes a clunky  movie - Polygon

Aunque el desarrollo fue bastante ingenioso en su primera media hora, y pintaba como un buen thriller psicológico, digno del maestro del suspenso, la dirección de Joe Wright (Darkest Hour) y el guion de Tracy Letts, quien intenta adaptar el best seller de A.J. Finn, se vuelven insuficientes cuando no tienen una idea clara y original, tan solo los múltiples guiños al cine hitchconiano.

Y ni la sólida actuación de Amy Adams, ni su interesante reparto (Gary Oldman, Julianne Moore), pueden salvar del fracaso a una cinta que pierde el rumbo y se sabotea ella misma, y que su intento de un predecible plot-twist terminan por sepultar la película.