Pociones, hechizos y calderos: 16 imperdibles películas de brujas

Pociones, hechizos y calderos: 16 imperdibles películas de brujas

- Por

Brujas, enigmáticos seres capaces de robarnos el aliento y el corazón ya sea por su belleza o por su malignidad, pues entre sus conjuros y maldiciones, durante siglos le han arrancado el sueño a más de uno. Protagonistas de mitos y leyendas alrededor de todo el mundo, estos personajes no sólo son algunos de los más queridos por los amantes del terror y de lo oculto, sino que también son bastante temidos, por ello, te presentamos 16 películas que no te puedes perder sobre estos seres de pesadilla…y a veces de ensueño.

La brujería a través de los tiempos (Häxan, 1922)

Inspirada en el Malleus Maleficarum, aquel manual alemán escrito en el siglo XV cuyo propósito era servir de guía para cazar brujas, esta película dirigida por Benjamin Christensen es un viaje a la locura y la tortura medieval que resulta imprescindible para cualquier cinéfilo.

Me enamoré de una bruja (1958)

Antes de Embrujada (1964-1972), quizá la bruja más romántica y divertida fue Kim Novak en su papel de Gillian Holroy, una hechicera que lanza un conjuro sobre el editor Shep Henderson (James Stewart) únicamente para molestar a su rival. Su trama la convierte en una divertida comedia romántica en la que incluso es considerada como la última película de romance protagonizada por Stewart.

La máscara del demonio (1960)

Con una ambientación totalmente gótica, esta cinta italiana del director Mario Bava –y la cual significó su debut tras la cámara- es considerada como uno de los mejores filmes de terror en la historia. La cinta es protagonizada por Barbara Steele, quien interpreta a la princesa Asa Vajda, una mujer que es acusada de bruja y quien regresa 200 años más tarde para vengarse de toda la descendencia de aquellos que la juzgaron.

Arde, bruja, arde (1962)

Película dirigida por Sidney Hayers y basada en la novela Conjure Wife de Fritz Lieber. La cinta es una lucha entre el hombre moderno y su pasado, donde vemos a un escritor totalmente escéptico en temas de brujería hacer hasta lo imposibles por dejar en claro que los hechizos y las pociones mágicas no existen. Sin embargo, todo cambiará cuando se entere que su esposa es una bruja que trata de defenderlo de la envidia de sus enemigos.

Cuando las brujas arden (1968)

Asombrosa película dirigida por Michael Reeves que, más que la brujería, aborda el tema de la cacería de brujas mediante la figura del abogado Matthew Hopkins (Vincent Price), quien ha expandido la idea de que hay diversas brujas a lo largo del país, por lo cual se dedica a ir de pueblo en pueblo para eliminarlas. Aunque no entra en el ámbito de lo sobrenatural, la actuación de Price como un hombre de ley corrupto y que abusa de su poder, crean de esta historia un thriller que incluso rosaría el terror psicológico.

Suspiria (1977)

Una de las obras maestras de Dario Argento es esta cinta donde Jessica Harper interpreta a una joven bailarina que, al ingresar a un colegio de ballet, poco a poco se da cuenta de que todas las maestras allí son brujas. La película ocurre en una ambientación saturada de una hermosa paleta de colores, aunada a un tenebrosa banda sonora a cargo del grupo Goblin, que ayudan a crear una atmósfera por demás sofocante. Sin duda alguna, una de las mejores representaciones entre el giallo y el terror.

Inferno (1980)

Secuela de Suspiria y segunda parte de la trilogía de Las tres madres. Aquí la historia se transporta a Roma, donde una mujer deberá investigar la muerte de su hermana, sin embargo, pronto se dará cuenta que está rodeada de cultos y brujas que harán lo que sea necesario para mantener a salvo el secreto de su existencia. Hoy en día para muchos este filme representa el mejor trabajo de Argento.

La estación de la bruja (1973)

Jan White interpreta a una mujer que se une a un culto satánico dedicado a practicar la magia negra, lo cual usa para conquistar el corazón del novio de su hija. No obstante, a raíz de este suceso, la “bruja” comenzará a ser perseguida y acosada sexualmente por una criatura demoníaca. Obra de culto de George A. Romero que entra en el tipo de películas que amas u odias.

Las brujas de Eastwick (1987)

Michelle Pfeiffer, Susan Sarandon, Cher y Jack Nicholson protagonizan esta película de comedia negra en el que la brujería no queda de lado.

Las brujas (1990)

Clásico entre los clásico, una película amada tanto por niños como adultos y que, increíblemente, es capaz de causar pesadillas a ambos. La historia gira en torno a una anciana y su nieto, quienes sólo buscaban pasar unos tranquilos días de vacaciones en un hotel; por desgracia, el lugar al que llegan sirve como punto de reunión anual para un «aquelarre» de horribles hechiceras que tienen por líder a la Gran Bruja (Anjelica Huston), quien está decidida a convertir a todos los niños del mundo en ratones…comenzando por los que están en el hotel.

Hocus Pocus (1993)

Aunque no es sino una comedia infantil, poco a poco esta película se ha convertido en uno de los favoritos de un enorme sector del público de todas las edades. En la cinta, Bette Midler, Sarah Jessica Parker y Kathy Najimy interpretan a un trío de brujas que, asesinadas 300 años antes, resucitan en Salem en la época actual durante Halloween. Ahora están listas para volver a hacer de las suyas.

Jóvenes y brujas (1996)

Película de teen horror de la década de los 90, la cual resultó un producto mucho más oscuro del que se esperaba para aquel entonces. La historia aborda la vida de Sarah (Robin Tunney), quien comienza a hacerse amiga de Nancy (Fairuza Balk), una adolescente que gusta de llevar a cabo prácticas de brujería con sus amigas, al menos hasta que todo comienza a salirse de control.

El proyecto de la bruja de Blair (1999)

Lo que es una obra de arte para algunos, para otros termina siendo no más que un producto digno de la basura; así es La bruja de Blair, la película que marcó un antes y un después en el género del falso documental. Aquí se cuenta la historia de un grupo de jóvenes cineastas que deciden filmar un documental sobre los presuntos actos de brujería que se llevaron a cabo en el condado de Blair. Sin embargo, lo que comienza como un proyecto escolar pronto se convierte en días y noches llenas de horror, miedo y eventos sobrenaturales capaces de asombrar hasta el corazón más temerario.

No está de más comentar que en su tiempo, fueron demasiados los que creyeron que esta película en realidad se traba de la grabación real de la tragedia de estos jóvenes. Asimismo, para promocionar la cinta, incluso semanas antes se abrió un sitio de internet en el que se pedía la ayuda para localizar a los muchachos «perdidos» de esta cinta; por supuesto, todo fue un truco publicitario.

Las brujas de Zugarramurdi (2013)

Alex de la Iglesia sorprende con esta cinta española donde unos cuantos ladrones de joyas deciden huir a Zugarramurdi con la esperanza de esconderse de la policía. Para su desgracia, la mala suerte los lleva al hogar de un grupo de brujas que los harán pasar por el terror más grande que hayan experimentado en sus vidas, aunque para el espectador la mala fortuna de los protagonistas puede convertirse en una comedia bastante bien lograda que también los hará desternillarse de risa.

La bruja (2016)

Una obra de arte en todos sus aspectos, pues el director Robert Eggers logró crear una magnífica película que retoma el cine de terror en un 100%, pues el miedo que esta película causa no se enfoca en el jumpscare, en temibles monstruos, ni en una violencia extrema al que el público tanto se ha acostumbrado; no, sino que esta cinta se enfoca en generar miedo, tensión y angustia mediante la atmósfera que crea su historia. Asimismo, tomando en cuenta que la historia está basada en las leyendas de aquella época y que su fotografía cuenta con luz natural –lo cual ayuda a adentrarse más en la trama-, hacen del filme una de las grandes joyas de la última década.

Una familia cristiana por demás conservadora es expulsada de su comunidad, por lo que deberán irse a vivir en las profundidades de un bosque. Lo que pensaban que era un nuevo inicio se convierte en un infierno cuando las cosechas dejan de crecer y, más aún, cuando el bebé de esta familia desaparece. Pronto la familia comienza a sospechar de su hija y hermana Thomasin (Anya Taylor-Joy), de quien piensan se ha convertido en una bruja que gusta de realizar pactos con el diablo.