10 datos sobre Shirley Jackson, la musa de Stephen King | Cine O'culto

10 datos sobre Shirley Jackson, la musa de Stephen King

- Por

Para muchos, yo incluida, Stephen King es uno de los pilares más fuertes de la literatura de terror contemporánea. Pero como todo buen artista, tuvo sus influencias y se inspiró en otras mentes brillantes (o musas) para encontrar su propia voz. Una de esas inspiraciones fue Shirley Jackson, la aclamada reina de la literatura gótica de mediados de siglo veinte. ¿Pero sabes quién fue esta mujer?

En esta ocasión, en Cine O’culto, quisimos reunir 10 datos interesantes para hacerle justicia a una de las mentes más brillantes de su generación:

1. Su libro La maldición de Hill House fue el origen de El resplandor 

Sin duda alguna, La maldición de Hill House (The Haunting of Hill House, 1959) es una de las obras más imprescindibles de Shirley Jackson, quien a finales de la década de los cincuenta vivía atada al rol de ama de casa, sufriendo las numerosas infidelidades de su esposo, Stanley Edgar Hyman, y una adicción a los barbitúricos y el alcohol. En su obra, Jackson da vida a un grupo de voluntarios, uno de ellos con habilidades psíquicas, que se someten a un en experimento en el que deberán encerrarse en una antigua mansión que, de acuerdo con la leyenda popular, está embrujada. Este libro fue tan aclamado que se llevaron a cabo dos adaptaciones; la primera en 1963 y la segunda en 1999, con las actuaciones de Liam Neeson, Catherine Z. Jones, Owen Wilson y Lilii Taylor.

El 12 de octubre, podremos ser testigos del lanzamiento mundial del nuevo reboot de La maldición, esta vez como una serie de Netflix que contará con 10 capítulos. Hasta el momento sabemos que el cast estará conformado por Michiel Huisman y Carla Gugino.

En su tiempo, fue precisamente esta novela la que despertó la curiosidad de un joven Stephen King por las casonas embrujadas y los poderes extrasensoriales, dando origen así a su propia historia de terror: El resplandor (The Shining, 1977).

Sobre el prólogo de La maldición de Hill House, en específico, King dijo lo siguiente:

«Hay pocos, si es que hay algunos, pasajes descriptivos en el idioma inglés que sean más finos que éste; es el tipo de epifanía silenciosa que todo escritor espera: palabras que de alguna manera trascienden la suma de las partes». 

Primeras imágenes de la nueva serie de Netflix: La maldición de Hill house. Fuente: latam.ign.com

2. Otras de sus obras inspiraron grandes películas

En el año 2009, se estrenó una película que no dejó indiferentes a su paso: Desde mi cielo (The Lovely Bones), de Peter Jackson, la historia de una chica que es asesinada y debe presenciar, desde otra dimensión, cómo sus padres superan su pérdida y su asesino paga las consecuencias de sus actos. Y aunque esta cinta representó algo nunca visto en la historia del cine, una narrativa tierna a la vez que desgarradora, desde el punto de vista de una adolescente muerta, su inspiración vino directamente de una novela de Shirley Jackson: Hangsaman.

En Hangsaman (1951), Jackson cuenta la historia de Natalie Waite, una estudiante de 17 años que es abusada sexualmente y asesinada, sólo para despertar en la muerte y ser testigo de todo el aftermath que el trágico evento dejó a su paso.

Fuente: Tumblr

Otra de las películas que claramente se inspiró en Jackson fue La purga (The Purge, 2013). Una vez al año, en un país en decadencia, el gobierno permite durante 12 horas cometer cualquier acto criminal, especialmente el asesinato, sin represión o castigo alguno. Este plot es muy similar, si no es que casi idéntico, a La lotería (The Lotery, 1948), un relato corto en el que, en una localidad estadounidense, se realiza una vez cada doce meses un sorteo, mismo en el que se elige una persona (todos los del pueblo deben participar) para ser lapidada. Si le rascamos un poco más, podemos ver que de manera directa, o indirecta, el cuento corto de Jackson inspiró historias como Los juegos del hambre (Hunger Games, 2008) o Battle Royale, de 1999.

Fuente: Tumblr

3. Una autora brillante, varias personalidades 

Se dice que Shirley Jackson mantenía diferentes diarios en los que escribía anécdotas con diferentes voces, como si ella misma fuera más de una persona a la vez. Y esto lo hacía simultáneamente, a veces incluso durante el mismo día. Las personas más allegadas a ella explicaban que, quizá, esta era la forma que la musa de Stephen King tenía de saber en qué molde encajaba. Cuando analizamos personajes tan complejos como Merricat, una de sus creaciones más plausibles, nos es difícil imaginar que alguien pudiera concebir algo tan brillante y arduo de conseguir, una niña que no es una niña, pero tampoco es una adulta, sino algo más…

Lo más curioso, Shirley Jackson llegó a escribir historias acerca de personas con múltiples personalidades.

4. Practicaba brujería

En algún punto de su vida, Shirley Jackson fue acusada de ser bruja; los rumores aseguraban desde que ejercía la brujería amateur hasta que había desarrollado increíbles poderes, desembocando en que el editor Alfred A. Knopf se rompiera una pierna en un accidente. Aunque la mayoría de estas especulaciones eran sólo eso, especulaciones, algo que sí es verídico es que Jackson sabía leer, desde muy temprana edad, el tarot; de igual forma, utilizaba su vieja ouija para comunicarse con el espíritu de los muertos y acumulaba y escondía amuletos para usarlos como protección. Uno de sus secretos más siniestros: de chica practicaba el vudú.

Temiendo que esto pudiera afectar su carrera como escritora, Shirley negó que tuviera algún vínculo con la hechicería (cualquier persona que lea sus libros encontrará este argumento absurdo), pero, después de muerta, su propio hijo llegó a admitir que su madre era una bruja.

5. Canciones macabras para dormir

Shirley Jackson sólo sabía cómo hacer las cosas de una manera: macabras. No es de sorprender que esta peculiaridad suya la llevara hasta una de las áreas más íntimas y sagradas de su existencia, la maternidad. La reina de la literatura gótica y el terror se despojaba por espacio de unas horas de su aura fúnebre para arropar a sus niños durante la noche. Los metía en la cama, les daba un beso en la frente, les decía que todo estaría bien y, acto seguido, les cantaba una nana, o canción para dormir, posiblemente de su autoría, que hablaba de una mujer asesinada a puñaladas con un cuchillo de maíz, tras intentar impedir que un hombre entrara a la fuerza a su casa.

Home invation, cuchillos de maíz… (aquí encontramos otra referencia que, muy posiblemente, años más tarde utilizó Stephen King para Children of the Corn). No podemos negar que la mujer tenía estilo.

Fuente: Times

6. Sufrió agorafobia

Quizá su obra más famosa es Siempre hemos vivido en el castillo (We Have Always Lived in the Castle, 1962), una hermosa y terrible novela que consigue «el irónico milagro de convencer al lector de que una casa habitada por un lunático, un envenenador y un piromaníaco es un mundo más rico en simpatía, amor y sutileza que el mundo real exterior»Times.

En esta historia, cuatro miembros de la familia Blackwood han muerto a causa de envenenamiento en la comida. Los sobrevivientes han pasado los últimos seis años recluidos en su hogar, «el castillo». Constance Blackwood, la hermana mayor, fue acusada tiempo atrás de haber puesto el veneno, por eso, para evitar el acoso de los lugareños, vive en total aislamiento; Merricat, la hermana menor, con tan sólo 18 años, sale muy de vez en cuando al pueblo, sólo para abastecerse de libros y víveres, pero eso no ha evitado menguar el odio que siente hacia todos los que ahí habitan; el tío Julian, tras el trágico acontecimiento, quedó postrado a una silla de ruedas. Como se puede observar, a grandes rasgos, todos los personajes son agorafóbicos.

Lo curioso es que, cuando escribió su obra maestra, Shirley Jackson no padecía aún agorafobia; pero sí lo hizo en los meses previos a su muerte, en 1965, cuando se vio imposibilitada a abandonar su habitación, por lo que se dice que esta historia fue profética para la escritora.

Actualmente, la película de Siempre hemos vivido en el castillo, del director Stacie Passon, se encuentra en postproducción. La cinta contará con las actuaciones de Alexandra Daddario, como Constance Blackwood, y Taissa Farmiga, en el papel de la salvaje y «tontuela» Merricat.

Se espera que se estrene a finales de este año.

Fuente: mubi.com

7. Predijo su propia muerte

Mientras dormía, Shirley Jackson murió de insuficiencia cardíaca. Tenía 48 años. Su deceso fue repentino e inesperado, a pesar de los problemas de salud que padeció en su sus últimos días, por lo que sus seres amados quedaron devastados ante la noticia…pero hay quienes dicen que ella intuyó lo que sucedería.

«Estoy a punto de emprender un viaje maravilloso», fue lo que escribió en una carta enviada a Carl Brandt. En ella, dejó claro que sería un lugar al que iría sola. Después de haber sufrido lo mismo que sus queridos personajes, a quienes dio vida años antes de enfermar, además de sus habilidades en brujería, no dudamos ni tantito que hubiera sentido la inminencia de su propia muerte.

8. Cambió su fecha de nacimiento

La autora de La lotería nació en San Francisco, durante 1916, pero ella constantemente decía que su nacimiento había sido en 1919, esto para compensar los años que le llevaba a su marido, cerca de cuatro. De hecho, Hyman se enamoró de Shirley antes de conocerla. El crítico judío quedó encantado al leer el primer cuento de Jackson, Janice, mismo que se publicó en 1938 en una recopilación de escritura creativa para una clase de la universidad de Syracuse, y pidió a los editores que le dijeran dónde encontrar a la escritora, pues estaba decidido a casarse con ella

9. Escribió La lotería en una mañana

La página en blanco. ¿Cuántos escritores no se golpean de frente con este muro intangible y muy real? Shirley Jackson no puede ser contada entre ese inmenso grupo. La escritora norteamericana era tan creativa y prolífica, que escribió su relato corto más ovacionado en tan sólo unas horas, durante una mañana de junio, después de hacer algunos quehaceres del hogar. «La idea me llegó mientras empujaba a mi hija colina arriba en un su cochecito; era, como digo, una mañana cálida, y la colina era empinada, y junto a mi hija, la carriola sostenía las compras del día, y tal vez el esfuerzo de los últimos 50 metros cuesta arriba puso un poco de ventaja a la historia». Jackson tardó dos horas en escribir su cuento, y únicamente fueron necesarias dos correcciones para tener lista la obra maestra. Posteriormente, mandó el manuscrito a The New Yorker.

10. Veremos mucho de ella en 2018

¿Además de ser musa directa de Stephen King, qué otra vigencia podría ser esta autora que lleva 53 años de fallecida? Bueno, además de ser ícono inigualable de la cultura popular gótica de todos los tiempos, Shirley Jackson resurgirá de entre las cenizas como el ave fénix que es en este 2018, y a continuación te explicamos el porqué.

Para este año se esperan 2 lanzamientos para cine y televisión de la obra de Shirley Jackson, ambos se mencionaron en esta nota, no obstante, también veremos a Elisabeth Moss, ganadora del Emmy por su magnífica interpretación como Ofred en El cuento de la criada (The Handmaid’s Tale, 2017) dando vida a la enigmática Shirley, además de ser una de las productoras. En el cast también está confirmado Michael Stuhlbarg, quien interpretará al esposo de Jackson. La cinta estará basada en un libro que trata sobre una pareja joven que se muda a casa de Jackson y Hyman y quedan fascinados, u obsesionados, con ellos.

«No puedo esperar para presenciar la visceral presencia de Elisabeth Moss en el hermoso y torturado espíritu de Shirley…», fue lo que comentó Josephine Decker, quien dirigirá el proyecto.

Fuente: LA TIMES