10 curiosidades de ‘The Wall’ | Cine O'culto

10 curiosidades de ‘The Wall’

- Por

No todos los artistas que logran reconocimiento mundial son felices. El bajista y compositor de Pink Floyd, Roger Waters, por ejemplo, sufrió diversos traumas en su infancia y adolescencia que plasmó en varias canciones que lo llevaron a la fama, misma que detestó durante años e inevitablemente creó “un muro” entre él y sus admiradores; elementos que se unieron para la creación del álbum conceptual ‘The Wall’ (1979) y la historia del largometraje con el mismo nombre (protagonizada por un personaje bautizado como Pink).

La película se estrenó en Cannes de 1982, fue dirigida por Alan Parker y escrita por Roger Waters. Ganó el BAFTA a la Mejor Canción (‘Another brick in the wall’) y al Mejor Sonido. Asimismo, está incluida en la lista “Great Movies” del prestigioso crítico Roger Ebert.

El 14 de julio del 82, la película hoy considerada de culto, se proyectó en el teatro Empire de Londres y tuvo una exhibición limitada en Nueva York el 6 de agosto del mismo año. Unos meses después, llegó a algunas salas de Latinoamérica.

Es decir, este 2019 se cumplen 37 años de su estreno, por lo que enlistamos algunas curiosidades de la película que tal vez no conocías:

1. “Oye hermano, ¿qué crees?”

Bob Geldof (Pink) cuenta en su libro autobiográfico ‘Is That It?’ que su representante le avisó del proyecto de la película mientras iba en un taxi, y que le dijo que no estaba interesado porque no le gustaba Pink Floyd.

Roger Waters conoce la historia, pero no por el libro de Geldof, sino porque el taxista era hermano de Waters.

Evidentemente, terminó aceptando el papel.

2. “¡Avísenme!”

Se dice que Jenny Wright (groupie) no fue avisada que en una de las escenas en las que participa, Geldof le aventaría una botella, por lo que su reacción al ataque es real.

3. Autorreferencia

El poema que escribe Pink en la escuela cuando es niño, que el profesor (interpretado por Alex McAvoy) lee en voz alta para intentar ridiculizarlo con los otros alumnos, es una combinación del primer y segundo verso de la  canción ‘Money’, del álbum ‘Dark Side of the moon’, que tiene el récord de mayor permanencia en las listas Billboard: más de 700 semanas.

4. Escena incómoda

Se dice que la escena en la que Pink se rasura las cejas está inspirada en Syd Barrett, quien en una ocasión, ya mentalmente muy dañado, según cuenta la banda, se fue de una cena con varios invitados y regresó con la cabeza rasurada actuando como si nada hubiese ocurrido.

Cuentan que gente cercana a Barrett durante su decadencia abandonó la sala en dicha escena.

5. Fu#%ers!

Pink dice una sola línea en toda la película que no es de una letra perteneciente a alguna canción de Pink Floyd: “Take that, fuckers!” aunque curiosamente el diálogo se encuentra en algunas páginas como “Next time fuckers!”

6. Así sí

Según el libro biográfico de Geldof, la escena en la que Jenny Wright lame los dedos de Pink, no quedaba porque la actriz se sentía incómoda, al punto que le preguntó al director que cuál era la motivación para hacer eso, y que el cineasta le contestó: “dinero”.

Cuenta la leyenda que la escena quedó en la siguiente toma.

7. Típico

El director Alan Parker consideró renunciar al proyecto en varias ocasiones, según, por una lucha de egos con Roger Waters.

8. Nadie lo esperaba

El logotipo ficticio “Hammerskin” (cuya intención era hacer sátira del racismo) fue adoptado en 1987 por grupos neo-Nazis para abanderar su ideología.

9. ¿A poco es ella?

Una de las «groupies» que aparece en la película es Joanne Whalley, quien debutó en el cine con ese pequeño papel y hoy día es conocida por series como Daredevil (Maggie) y Gossip girl (Princesa Sophie Grimaldi).

También interpreta a Sorsha en ‘Willow’ (1988), donde compartió créditos con Val Kimmer, se casaron el mismo año y tuvieron dos hijos (Mercedes, 1991) y Jack (1995). Se divorciaron en 1996. 

10. Nunca lo sabremos

Catsmob.com – The coolest pics on the net!

En los “special features” de una edición en DVD, Alan Parker comenta que en algún momento Waters fue considerado para protagonizar la película, pero el cineasta dice que “era demasiado cercano a la trama para hacerlo como se debía”.