Entre la calidad y la nostalgia: 10 remakes de terror que podrían superar a su original

10 remakes de terror que podrían superar a su original

- Por

Para nadie es novedad que los remakes suelen ser mal recibidos por la crítica pero, sobre todo, por el público, pues mediante el argumento de que a los estudios se les han acabado las ideas o de que simplemente se está estirando un producto para sacar más provecho económico de éste, se suele estigmatizar a estas obras incluso antes de mirarlas, juzgándolas ya no sólo por el tráiler, sino por y desde la mera idea de que una película de este tipo “nunca va a superar a la original”.

Y siendo sinceros, sí, tienen razón, pues en la mayoría de las ocasiones los remakes no llegan ni a la mitad de la calidad de lo que lo fueron sus películas originales. Sin embargo existen otros casos –casi efímeros pero a fin de cuenta existen-, en los que si bien los filmes no superan a la cinta en la que están basados, sí les hacen justicia e, incluso, llegan a ser mejores…o al menos comparables.

Asimismo, si bien el terror no es el único género que está exento de este mal necesario, sí es aquel donde prolifera el recurso de rehacer cintas ya filmadas en mayor medida. Por esa razón te presentamos 10 remakes que podrían llegar a superar a sus originales.

Mother’s Day

En 1980 la Troma estrenó Mother´s Day, una de sus cintas más representativas –quizá sólo después de The Toxic Avenger y Poultrygesit: Night of the Chicken Dead), en donde se nos presenta la historia de una anciana que mantiene una enfermiza relación con sus hijos. Esta familia matriarcal encuentra un extraño placer en asesinar a jóvenes e inocentes víctimas, por supuesto, siempre con la aprobación de la madre.

En 2010 se estrenó el remake de esta cinta, el cual es protagonizado por Rebecca De Mornay y que muestra a un grupo de jóvenes amigos que mantienen una reunión en casa; sin embargo, en ésta irrumpirán algunos delincuentes que, desesperados por escapar de la justicia, no tardarán en llamar a su madre, quien siempre tiene la mejor y más sádica solución a cualquier problema.

The Fly

The Fly es de esas cintas donde uno tiene que luchar frente a la nostalgia ¿Por qué? Por el hecho de que en la cinta original no sólo tenemos la actuación de Vincent Price, quien resulta ser todo un ícono en el cine de terror de clase B, pero no sólo eso, sino porque esta película de 1958 nos regaló uno de los mejores finales en la historia del género.

En 1986 David Cronenberg realizó el remake de dicha película, la cual nos muestra prácticamente la misma historia que su antecesora: Un científico descubre la manera de teletransportarse de un lugar a otro mediante dos dispositivos; sin embargo, en una de sus prueba su ADN se mezcla con el de una mosca, así que el hombre poco a poco se convertirá en una especie de híbrido entre hombre e insecto. Por supuesto, tanto las actuaciones así como los efectos visuales –sobre todo aquellos para crear al monstruo- terminan por crear un filme que fácilmente podría superar a su antecesor

The last House on the left

En 1972 el director Wes Craven estrenó uno de sus clásicos en donde vemos a un grupo de convictos prófugos de la ley torturar y violar a una joven. Acto seguido y luego de darla por muerta, los bandidos deciden pedirle a un matrimonio que los dejen pasar la noche en su casa con el pretexto de que su automóvil se ha averiado. Sin embargo, lo que ellos no saben es que las personas que les han brindado un techo son nada más y nada menos que los padres de la mujer a la que vejaron y, peor para ellos, sus anfitriones saben quiénes son en realidad y están dispuestos a hacerles pagar todo el sufrimiento que le hicieron pasar a su hija.

En 2009 Dennis Iliadis estrenó su remake de la cinta de Craven, en la cual la historia vuelve a ser la misma, con la diferencia de que si bien mantiene casi el mismo suspenso que su antecesora, agrega mucho más gore a las muertes.

The Blob

En 1988 Chuck Russell estrenó el remake de The Blob, una película donde un terrible ser comienza a devorar a la gente; sin embargo, esta vez no se trata de un monstruo o de un zombi, sino de una extraña y amorfa masa que derrite a la gente apenas tocarlos. Esta película, además de sus grandes efectos, se caracteriza por ser una de las primeras –sino es que la primera- en mostrar en pantalla la violenta muerte de un niño.

Sin duda alguna, es una película que fácilmente puede ser superior a su original de 1958.

13 Ghost

El director Steve Beck estrenó en 2001 la cinta 13 Ghost, la cual muestra la historia de una familia que, tras mudarse a una peculiar casa, comienzan a ser acechados por trece atormentados fantasmas; lo que en un principio parece ser un sueño con su nuevo hogar, pronto se convertirá en una verdadera carnicería…literalmente.

Esta película es un remake de la cinta del mismo título del año 1960, con la diferencia de que en esta los fantasmas y el trasfondo de los mismos no sólo son más sangrientos, sino mejor trabajados.

Dawn of the Dead

El clásico de George A. Romero tuvo su remake de la mano de Zack Snyder en 2004. Si bien la original es toda una joya, la versión de Snyder no deja nada a desear, pues no sólo presenta (obviamente) un mejor presupuesto que la original, sino que contiene más acción que ésta sin olvidar la crítica social que se hace acerca del consumismo.

The Thing

Junto con The Blob, esta película mantiene el equilibrio perfecto entre la ciencia ficción y el terror, pues mediante un ser extraterrestre y brutales masacres logra generar una atmósfera por demás tensa y emocionante.

En 1982 el director John Carpenter estrenó este remake de la original de 1951. Aquí un grupo de científicos se ve acechado por una extraña criatura de procedencia extraterrestre que no sólo matará a cualquiera con tal de sobrevivir, sino que es capaz de tomar la forma de cualquier persona u animal con tal de conseguir su objetivo.

Cabe destacar que los grandes efectos especiales de la cinta de Carpenter no sólo facilitarían el que supere a su original, sino que ésta también es más fiel a la novela corta en la que se basaron para filmar dicha cinta.

Maniac

Maniac, del año 2012 y protagonizada por Elijah Wood, es el claro ejemplo de que un remake no sólo puede mejorar la trama de su original, sino también de crear una mejor construcción psicológica en cuanto a sus personajes.

En esta cinta que sirve como remake de la original de 1980, un psicópata está obsesionado con asesinar a jóvenes mujeres para después arrancarles el cuero cabelludo y colocárselo a diversos maniquíes, sin embargo, todo cambiará cuando encuentre a la mujer de sus sueños.

Aunque la trama es la misma, lo más interesante de este remake es el hecho de que la historia está contada desde la perspectiva del protagonista, es decir, en primera persona, lo que nos ayuda no sólo a entenderlo mejor, sino también a experimentar sus sensaciones y su forma de mirar el mundo.

The Hills Have Eyes

De esta lista, quizá la mejor cinta que ejemplifica el hecho de que un remake no siempre es malo e incluso puede superar a su original es The Hills Have Eyes, del 2006 y dirigida por Alexandre Aja.
Aunque la original de 1977 de Wes Craven es todo un clásico, la trama de este remake es mucho mejor construida y, por supuesto, las torturas hacia los protagonistas saciaran el morbo de cualquier amante del gore.

La historia nos presenta a una familia que, luego de quedar varados en el desierto, se convertirán en la presa de un grupo de sádicos y trastornados hombres con severas malformaciones corporales.

I Spit on your Grave

Aunque la cinta original de 1978 es por demás controversial, el remake de esta cinta en 2010 nos demuestra que si bien es difícil superar a su original, también se puede estar a la altura de ésta.

En esta película un grupo de hombres violará repetidas veces a una inocente mujer que no buscaba más que pasar un rato a solas; sin embargo, lo que parecía ser un rato de insana diversión para los agresores, pronto se convertirá en el peor y más doloroso día de sus vidas, pues merecidamente la víctima tomará justicia por su propia mano, ya que valiéndose de una serie de dolorosas e ingeniosas torturas les hará pagar el daño que le han hecho.

Por supuesto, si bien el punto a favor de la original lo tiene la atmósfera por demás agobiante que genera, la parte gore deja algo que desear; inversamente ocurre en el remake, pues mientras las torturas proliferan, falla en crear la tensión que logra la primera. He ahí el porqué mencionamos que si bien no supera a su antecesora, fácilmente la iguala.

No queda más que decir que no en todas las ocasiones el remake es un mal recurso, pues si nos damos la oportunidad de verlos quizá nos sorprendan gratamente e, incluso, ¿quién sabe?, puede que los prefiramos más que la original.

Por cierto, si se preguntan por qué It no figuró en esta lista y al ver que suele ser publicada en varios rankings, cabe mencionar que es por el simple hecho de que la cinta de 2017 no es un remake de la miniserie de los 90, sino una nueva adaptación de la novela de Stephen King.