De la pericia a la improvisación: 15 películas sobre atracos y robos a bancos | Cine O'culto

De la pericia a la improvisación: 15 películas sobre atracos y robos a bancos

- Por

Profesionales con una extensa carrera delictiva, novatos ladrones con ridículas máscaras y armas de juguete, expresidiarios sedientos de lingotes de oro y billetes verdes. La gran pantalla nos ha permitido presenciar desde el golpe más improvisado y dotado de suerte, hasta el acierto de meses de trabajo de la mano de un grupo de criminales, quienes, por lo general, cuentan con especiales habilidades para superar uno a uno los obstáculos del banco o fortaleza en cuestión.

Y es que, por más que en muchos de los casos, el desenlace sea predecible, no será impedimento para querer presenciar una y otra vez estos golpes criminales liderados usualmente por antihéroes carismáticos, criminales de sangre fría o verdaderas mentes brillantes. Posamos cómo auténticos cómplices frente a la pantalla y hasta rezamos para que el ladronzuelo no sea detectado por los dispositivos de seguridad.

Es por eso que en Cine O’culto queremos presentarte una lista compuesta por 15 títulos sobre atracos y asaltos a bancos:

The Killing (1956) de Stanley Kubrick

Quizás una de las películas menos estelares dentro de la filmografía de Kubrick pero no menos sobresaliente, basada en la novela Clean Break y brillantemente coescrita por el actor y guionista Jim Thompson. Una pieza de cine negro del mas alto calibre.

En este caso el botín corresponde al recaudo de las apuestas de un hipódromo en el que se disputan las carreras de caballos de la ciudad. Johny Clay, el hombre a cargo del robo, desea un retiro a la altura luego de salir de prisión, para eso recluta a un policía corrupto y a dos fichas claves dentro del hipódromo; el cajero y el barman. Finalmente se presentará un altercado que complicará el desenlace de la historia.

Fue gracias a The Killing que Kirk Douglas, oficiando como productor, se animó a reclutar a Kubrick para dirigir el filme bélico de culto que lleva por nombre Paths of Glory, protagonizado por el mismo Kirk. Tres años mas tarde llegaría Spartacus, película en la que se repite el mismo dúo director/actor.

Bonnie y Clyde (1967) de Arthur Penn

Imposible dejar de lado a una dupla de ladrones, célebre durante la década de los 30 en los Estados Unidos, conformada por Bonnie Parker y Clyde Barrow, personajes que murieron en su ley luego de que un escuadrón de policías interceptara el coche en el que se movilizaban —que por cierto era robado— y les dieran de baja sin mediar palabra. Dentro de su nutrido curriculum delictivo podían enumerarse desde asaltos a bancos, gasolineras y pequeños comercios, hasta asesinatos.

La historia de Bonnie y Clyde fue llevada al cine por el realizador Arthur Penn, quien confeccionó un filme con sucesos violentos y divertidos decorados. Nominada a diez premios Oscar y ganadora de dos de ellos; mejor fotografía y mejor actriz para Estelle Parsons.

Butch Cassidy and the Sundance Kid (1969) de George Roy Hill

Es el turno para otro dúo inolvidable: Butch Cassidy y su inseparable compañero, Sundance Kid; interpretados por dos leyendas de la actuación, dos galanes de Hollywood de las décadas pasadas; Paul Newman y Robert Redford, respectivamente. Este par de forajidos eran el terror de los bancos del estado de Wyoming. Un día deciden cesar sus actividades luego de un fallido asalto a un tren, hasta que aparece en escena Etta Place, joven maestra y pareja sentimental de Sundance que se integrará al grupo de criminales para concretar un nuevo plan criminal.

Tan icónicos como sus personajes, es el tema principal de la película: «Raindrops Keep Fallin’ on my Head» compuesto por Burt Bacharach, con el que fue premiado con Oscar, BAFTA, Globo de Oro y hasta Grammy.

Este filme también dejó una enorme recompensa a la comunidad cinéfila: el Festival de Cine de Sundance, vitrina internacional para el cine independiente creada por el mismísimo Robert Redford en honor a su personaje.

The Italian Job (1969) de Peter Collinson

Un título que remite de inmediato a una banda de ladrones huyendo en tres pequeños y relucientes Austin Mini Cooper, cuyos colores; rojo, azul y blanco, tienen la firme intención de remitir a la bandera británica. Y es que la naturaleza inglesa del filme se materializa en la figura de Sir. Michael Caine, quien expele elegancia a su paso, ¡estúpido y sensual expresidiario!

La banda liderada por Charlie Croker (Caine), quien acaba de salir de la cárcel, irá por un botín de 4 millones de dólares, dinero que proviene de China y es trasladado en un furgón desde el aeropuerto. Para financiar su plan deberá recurrir a la ayuda de un capo de la mafia británica que tiene por apellido Bridger, los problemas surgirán cuando la mafia local se entere de los planes del grupo de ladrones.

La película tendría un remake en el año 2003, inclusive más resonante que el filme original, con un reparto para nada despreciable: Donald Sutherland, Charlize Theron, Edward Norton, Mark Wahlberg y Jason Statham.

The Sting (1973) de George Roy Hill

Se repite la ecuación; nuevamente la dupla maravilla Newman/Redford al servicio del director George Roy Hill, galardonado, en esta ocasión, con el Premio Oscar a mejor director, el mismo que se le escapara cuatro años atrás con Butch Cassidy and the Sundance Kid. Cabe mencionar que el designado originalmente para interpretar a Johnny Hooker fue Jack Nicholson,  pero ya que éste rechazó el papel, Roy Hill acudió a Sundance Kid en su reemplazo.

Es así como Redford y Newman pasan de forajidos del viejo oeste a estafadores de los años 30, durante el periodo conocido como la Gran Depresión. La intención de éste par de timadores será vengar la muerte de un viejo amigo, asesinado por un gángster conocido como Doyle Lonnegan (Robert Shaw), pero no estarán solos, varios amigos suyos participarán en el ‘gran golpe’ que servirá de fachada para eliminar al mafioso.

Dog Day Afternoon (1975) de Sidney Lumet

Por supuesto no podían faltar en la lista delincuentes sin experiencia tratando de asaltar un banco, ¡un banco sin fondos! Y es que la dupla compuesta por un Al Pacino en estado de gracia, y John Cazale, en una de las últimas películas en la que pudo participar antes de su fallecimiento; nos pone los pelos de punto al presenciar tanto exceso de ingenuidad y mala suerte

El filme está basado en una historia real, cuya mención resulta un tanto divertida, ya que el protagonista de la historia, Sonny Wortzik, necesitaba con urgencia del dinero para poder pagar la operación de cambio de sexo de su novio; está claro que no todos pensamos en autos y destinos lujosos.

No existe mejor sinopsis que la planteada en el póster oficial: «el atraco tenía que haber durado diez minutos. Cuatro horas más tarde el banco era un circo. Ocho horas más tarde era la emisión en directo más importante de la televisión. Doce horas más tarde era historia. Y todo es completamente real».

Point Break (1991) de Kathryn Bigelow

Acción, adrenalina y mucho surf; un coctel explosivo bajo la batuta de la prodigiosa Kathryn Bigelow. Una película icónica de los años 90 protagonizada por Keanu Reeves y Patrick Swayze.

Johnny Utah (Keanu Reeves), agente del FBI, se infiltra en una banda atracadores integrada por surfistas, entre sus miembros se encuentran Bodhi (Patrick Swayze), líder de la banda, y la atractiva Tyler (Lori Petty); con el primero establecerá una entrañable y amistad, y con la segunda, bueno, sobra decirlo. Es así como amor y amistad serán los elementos para poner su moral en entredicho.

Reservoir Dogs (1992) de Quentin Tarantino

Se trata de la ópera prima de uno de los directores más importantes de la actualidad, una película que viene a adornar nuestra lista con brutalidad y destellos de genialidad, dignos —y característicos— del irreemplazable Quentin Tarantino, reconocido con el premio a mejor director y mejor guion en Sitges luego de su debut. No es para menos, la historia, desprovista de cualquier clase de complejidad, brilla por la autenticidad de sus personajes, gracias a un reparto conformado por Tim Roth, Harvey Keitel, Chris Penn, Steve Buscemi, Michael Madsen; los diálogos nos entregan una exquisita dosis de humor negro para acompañar los estrepitosos sucesos.

Esta pequeña gran obra fue rodada prácticamente en una sola locación con un presupuesto de tan sólo 1,2 millones de dólares, y nos muestra a una banda de criminales que ha sido contratada para robar unos diamantes que se encuentran en una bodega, en medio de la ejecución del plan las autoridades serán alertadas y comenzará el enfrentamiento.

Heat (1995) de Michael Mann

El director y guionista Michael Mann ha concebido varios filmes notables durante su carrera, demostrando su destreza para los géneros de acción/thriller; es necesario mencionar: Thief, Manhunter, The Last of the Mohicans, The Insider, Colateral y la que nos compete en este momento: Fuego contra fuego. Los grandes, inmensos Robert De Niro y Al Pacino, quienes fueran padre e hijo en la segunda entrega de El Padrino, ahora se encuentran en bandos opuestos.

La historia gira en torno a la vida del veterano y experimentado ladrón, Neil McCauley (Robert De Niro), quien dirige una banda de criminales que se prepara para dar un gran golpe mientras el agente Vincent Hanna (Al Pacino) le sigue los pasos de cerca. Aunque la película es larga, se sostiene producto de las intensas —y bien logradas— escenas de acción, estructurado guion y por supuesto, el duelo de titanes al que ya hicimos referencia.

En su momento fue un éxito comercial, recaudando un total de $187 millones a nivel mundial y recibiendo las mejores valoraciones de parte de la crítica.

Bottle Rocket (1996) de Wes Anderson

Otra ópera prima para la lista; el primer filme del estéticamente obsesivo Wes Anderson, concebido inicialmente como cortometraje. Paradójicamente es el tema que menos destaca, pero el guion, aunque modesto, y las actuaciones de los hermanos Luke y Owen Wilson, nos permiten disfrutar de una divertida puesta en escena. Fue allí donde nació otra sonada sociedad, la amistad entre Owen y Wes que convirtió al primero en elemento infaltable en gran parte de su filmografía, y todavía más relevante, la cooperación al momento de escribir un par de guiones.

Dignan y Anthony acaban de salir de un manicomio al que habían ingresado de manera voluntaria y toman la decisión de hacer carrera en la criminalidad al lado de su gran amigo Bob, conductor elegido. La idea del trío criminal no es otra que llamar la atención de un jefe mafioso realizando una serie de atracos.

Lock, Stock and Two Smoking Barrels (1998) de Guy Ritchie

La ópera prima del director británico Guy Ritchie es, en definitiva, una obra de referencia en el género de crimen. Divertida sin objeción y brillantemente escrita y actuada, nos permite ser testigos de un viaje frenético en el que la casualidad es la peor aliada.

Y como andamos hablando de primerizos, es el turno para Jason Statham, sí, quien abrió las puertas para el tipo rudo del cine de acción fue Guy Rtichie, para quien colaboró también en Snatch y Revolver, firmando destacada interpretaciones.

El ambicioso Eddie (Nick Moran) convence a un grupo de amigos, tramposos de primer nivel, para apostar sus ahorros en un juego de cartas por el temible Harry ‘el Hacha’. Lo que no sabe es que el juego ya se encuentra amañado, así que además de perder todo su dinero adquirirá una deuda de medio millón de libras que deberá pagar en una semana. A partir de aquí seremos testigos de todas de los alcances y jugarretas de los sujetos implicados, con le objetivo de conseguir a toda costa los fondos adeudados.

Snatch (2000) de Guy Ritchie

Continuamos con Guy Ritchie, tipos rudos, criminalidad y humor negro; el título en español sí que hace justicia: Cerdos y Diamantes. En algún instante la película intenta tornarse compleja ante la serie sucesos y personajes que toman parte, así para no ahondar mucho y evitar confundir, bastará con mencionar que un enorme y costoso diamante es el detonante para que gángsters, gitanos, ladrones todas las clases se enfrenten para tenerlo.

Nos enfrentamos ante uno de los interpretaciones más destacadas de Brad Pitt en la gran pantalla, cuyo personaje, un gitano boxeador, tiene especial influencia en la historia. El reparto lo completan Benicio Del Toro, Jason Statham, Vinnie Jones, Dennis Farina, Allan Ford, Lennie Jame y un perrito pitbull de color blanco; no es broma, su aparición es absolutamente relevante.

Ocean’s Eleven (2001) de Steven Soderbergh

Este año la saga de Oceans volvió a oídos de todos luego de que se estrenara, sin pena ni gloria, una ‘versión femenina’ sin el notable Steven Soderbergh al mando, aspecto que por supuesto le restó importancia a pesar de contar entre sus filas con Cate Blanchett, Anne Hathaway, Helena Bonham Carter, Sandra Bullock, entre otras.

En fin, habrá que retroceder ya más de una década para hablar de una talentosa banda de ladrones —y actores, ¡vaya reparto!— conformada por once hombres y liderada por Danny Ocean (George Clooney), ¿su meta? Quedarse con el botín de una cadena de casinos pertenecientes a Terry Benedict (Andy García); ¿el obstáculo? Tess, la exnovia de Danny y ahora pareja sentimental del magnate. Ingeniosa, divertida, una película que nunca desfallece durante sus casi dos horas de metraje.

Inside Man (2006)

Titulada en español como El Plan Perfecto, es la historia del robo a un banco ubicado en Manhattan con una decena de rehenes a bordo . Protagonista y antagonista se batirán en un hermoso duelo, una batalla de egos entre el bien y el mal para develar a la mente más brillante. Por un lado tenemos al meticuloso Dalton Russell (Clive Owen), el secuestrador, por otro, al detective Keith Frazier (Denzel Washington), hombre de carácter indomable, el típico agente de la ley que no admite derrota. Además de eso tenemos a Madeleine White (Jodie Foster) la negociadora que intentará resguardar a toda costa a los rehenes.

El suspenso, el engaño y la tensión son una constante en este filme de Spike Lee, las actuaciones ayudan a soportar todavía más lo propuesto por Russell Gewirtz en el guion, y para el espectador se convierte en obligación esperar por un desenlace a la altura, y por supuesto que lo tendrá.

Hell or High Water (2016) de David Mackenzie

Hell or High Water aterriza en nuestra lista como uno de los mejores filmes lanzados en el año 2016. El guion fue escrito por Taylor Sheridan, reconocido por su rol de actor pero destacado por su labor como libretista desde que colaboró con Denis Villeneuve en Sicario. En los premios Oscar recibió nominaciones en las categorías de mejor película, mejor guion original, mejor montaje y mejor actor de reparto (Jeff Bridges).

Es protagonizada por Ben Foster, Chris Pine y Jeff Bridges. La historia gira en torno a los hermanos Toby & Tanner Howard; el primero, un joven padre divorciado, el segundo, un expresidiario de sangre fría. Juntos realizarán el robo sistemático de pequeñas sucursales bancarias ubicadas en el Oeste de Texas, con la firme intención de salvar la granja familiar del despojo, ignorando que con cada golpe un veterano sheriff se acerca cada vez más a sus pasos.

BONUS

La Casa de Papel (2017– ) de Álex Pina

Qué mejor manera de cerrar la lista que con una pieza fresca, una serie que, aunque complaciente, gana emociones tras el visionado de cada uno de los capítulos. La producción española creada por Atresmedia y posteriormente adquirida por Netflix, se convirtió en una absoluta sensación.

La figura de la mente brillante posee peso absoluto y se materializa en el personaje de ‘El Profesor’, quien ha reclutado a ocho personas con ciertas habilidades para realizar el mayor robo de la historia. El objetivo es entrar a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, imprimir 2400 millones de euros y salir sin tratar de dejar rastro, pero la situación se complica debido a los rehenes con los que deben lidiar durante su estadía y en mayor medida, a la intervención de la policía y de la agente especial Raquel  Murillo.

Trajes rojos, drama, acción, amoríos y suspenso a borbollones; la serie española es entretenimiento de grueso calibre.