12 exitosas películas que comenzaron como cortometrajes

- Por

Con el afán de lograr financiamiento y demostrar el potencial de una idea, muchos talentos de la industria cinematográfica apuestan por un formato breve a la hora de exponer su primicia audiovisual. El séptimo arte durante años ha obtenido exponentes de culto que nacieron a raíz de cortometrajes.

Ya sea horror, drama o comedia, estos ejercicios acotados han servido como debut para directores que después serían favoritos de la audiencia, así como han significado un ensayo y apuesta para estudiantes del ámbito. Una herramienta que logra su apogeo con cada vez más fuerza ante el uso de las redes sociales, la tecnología alcanzable y recursos infinitamente más económicos.

A continuación, te dejamos los largometrajes originados de algunos de los cortos más destacados del rubro.

THX 1138 (1971)

Corto original: Electronic Labyrinth THX 1138 4EB, 1967

Diez años antes de que George Lucas revolucionara la ciencia ficción con La guerra de las galaxias (Star Wars, 1977), se inició como director con esta fantasía distópica que puede parecer ininteligible de buenas a primeras. En ella conocemos a THX, ciudadano que huye de una comunidad que cuenta con una aplastante tecnología para seguirle el paso.

Siendo aún estudiante de la Universidad de California a la hora de presentar esta producción, el cineasta contó con la asistencia de Francis Ford Coppola. Poco tiempo después el corto lograría transformarse en un largometraje que terminaría siendo preservado en el National Film Registry de Estados Unidos, siendo considerado un aporte cultural e histórico.

Posesión infernal (The Evil Dead, 1981)

Corto original: Within the Woods, 1978

La obra de culto Posesión infernal también tuvo su comienzo en una versión más acotada que no contaba con un exuberante presupuesto. Entre el director Sam Raimi y el principal actor de la que sería una de las franquicias más importantes del horror, Bruce Campbell, reunieron los fondos para darle vida a un proyecto que dejaría huella del estilo algo extremo de Raimi.

Tanto así que el mismo Campbell pudo haber muerto en el rodaje de la película. Si el artista no hubiera esquivado la motocicleta que Raimi manejaba a toda velocidad para grabar una escena, habría sigo aplastado con la tabla que utilizaban para crear el efecto del espíritu que intentaba atacar a los personajes. La reacción de Campbell fue tan auténtica, que su grito permaneció en la edición final de la película.

Buscando el crimen (Bottle Rocket, 1996)

Corto original: Bottle Rocket, 1994

El corto significó un debut doble: tanto para Wes Anderson como director, como para los hermanos Owen y Luke Wilson en el séptimo arte. A pesar de que la estética, planos y ritmo de la entrega distan mucho del trabajo que más adelante vemos del cineasta, el producto final bastó para que Martin Scorsese lo pusiera entre sus favoritos.

Dos años después de que se exhibiera en el Festival de Cine de Sundance en 1994 y fuera aclamado por la crítica, Anderson convirtió su obra en un largometraje con el mismo nombre y elenco.

Napoleon Dynamite (2004)

Corto original: Peluca, 2003

Un clásico del cine sobre “perdedores”. Con una historia llena de unos “Gosh!” marcardísimos, un estilo de cabello disparatado y la lucha típica del estudiante de secundaria distinto al resto, que debe enfrentar a matones. Jared Hess se presentó en la industria como director.

Como dato curioso, la expresión “el problema Napoléon Dinamita” se utiliza cuando es difícil para los investigadores predecir o determinar si a un espectador le gustará una película extravagante, basándose en la calificación que haya otorgado anteriormente a otros filmes. Esta complicación a la hora de armar algoritmos se ha presentado en otros casos como Perdidos en Tokio (Lost in Translation, 2003).

El juego del miedo (Saw, 2004)

Corto original: Saw, 2003

El popular James Wan también probó suerte en el Festival de Cine de Sundance junto al guionista Leigh Whannell, al presentar la saga que marcaría un hito en la industria cinematográfica. De hecho, su éxito fue tan instantáneo que salió de la convocatoria con un contrato en mano de Lionsgate.

El corto que se filmó en 18 días, fue el precedente para crear un nicho de fanáticos fieles al icónico Jigsaw, muñeco que se transformó en una referencia imprescindible en el género y que planea sorprendernos con una novena entrega a finales del 2019.

La ciudad del pecado (Sin City, 2005)

Corto original: The Customer Is Always Right, 2004

A diferencia de otros cortos, el presente nació para convencer a Frank Miller —autor del cómic Sin City— para que diera su consentimiento a la hora de llevar la historieta a la gran pantalla. El producto final logró su cometido, gracias al trabajo de Robert Rodríguez y Josh Hartnett e, inclusive, sobrepasó las expectativas de tal forma que se mantuvo como el prólogo de la cinta extendida.

Sector 9 (District 9, 2009)

Corto original: Alive in Joburg, 2006

El creador de éxitos como Elysium (2013) y próximo director de una adaptación del videojuego Halo, también partió como un completo desconocido. Neill Blomkamp invirtió todos sus ahorros en el corto de seis minutos que logró que Peter Jackson (responsable de llevar a la pantalla la saga El señor de los anillos) se fijara en él. Gracias a esto y un manejo viral bien ejecutado, el cineasta logró ganarse su espacio en Hollywood.

Lo único de su primera producción es que los testimonios recogidos para presentar las problemáticas raciales y de inmigración ilegal en Sudáfrica son reales de oriundos; entrevistas que nos permitieron apreciar la crítica social muy presente en el trabajo posterior de Blomkamp.

Frankenweenie (2012)

Corto original: Frankenweenie, 1984

Disney debió tragarse sus palabras con este exponente y con el despido precipitado de Tim Burton. En la época, la compañía rechazó el macabro corto sobre un perro que era resucitado por su joven amo al puro estilo Frankenstein. Años más tarde —y con la técnica stop-motion incorporada —, la historia sería nominada a los Oscares, un Globo de Oro, un BAFTA y recibiría el Premio Saturn por mejor película animada.

El largometraje del 2012 es la primera película desde El gran pez (Big Fish, 2003) en que Burton no trabajaría con su favorito Johnny Depp, la primera película desde La leyenda del jinete sin cabeza (Sleepy Hollow, 1999) que no incluiría a Helena Bonham Carter en su elenco y la primera desde ¡Marcianos al ataque! (Mars Attacks!, 1996) en que ninguno de los dos actores estaría presente. Por el contrario, esta tercera colaboración del cineasta con Winona Ryder marcaría su reencuentro 27 años después de El joven manos de tijera (Edward Scissorhands, 1990).

Oculus (2013)

Corto original: Oculus: Chapter 3, The Man With The Plan, 2006

Para los fanáticos del horror títulos como Ausencia (Absentia, 2011), Silencio (Hush, 2016), Ouija: El origen del mal (Ouija: Origin of Evil, 2016) y la original de Netflix El juego de Gerald (Gerald’s Game, 2017), no deberían ser desconocidos. Y es que Mike Flanagan ha logrado adiestrarse en el género desde que presentó este brillante corto que se transformaría en un filme estrenado en 2013 con el mismo nombre.

En él, en vez del equipo de hermanos del largometraje, nos presenta a un hombre que se enfrenta al espejo maldito que enloquece a quienes lo rodean. A pesar de que el título rece “capítulo 3”, se ha de aclarar que no existen secciones 1 y 2, sino que consiste en un juego del director para hacernos inferir una leyenda implícita que va más allá de la duración de la pieza de 30 minutos.

Mamá (Mama, 2013)

Corto original: Mamá, 2008

Andy Muschietti llamó la atención de Guillermo Del Toro con sólo tres minutos de producción. Al observar la pieza, el renombrado director —que terminaría siendo productor ejecutivo del largometraje —aseguró que “el corto fue esencialmente una de las pequeñas escenas más aterradoras que he visto” y elogió su ejecución “muy claustrofóbica”.

La casa que se utilizó para el corto enamoró a Muschietti, quien tuvo que apresurarse para llevarlo a cabo porque la vivienda iba a ser demolida en dos semanas. Asimismo, el cineasta inspiró su monstruo en una pintura de Amedeo Modigliani que tiene en su casa.

The Babadook (2014)

Corto original: Monster, 2005

Ópera prima de la australiana Jennifer Kent. La también actriz decidió emprender su carrera como directora tras conocer Bailarina en la oscuridad (Dancer in the Dark, 2000) de Lars von Trier, polémico cineasta que luego la contraría como ayudante para Dogville (2003).

Hasta el momento, el largometraje originado de su corto es el único en su repertorio, pero ha recogido críticas positivas internacionalmente. Es más, hasta el director de El Exorcista (The Exorcist, 1973), William Friedkin, aseguró “nunca haber visto una película más aterradora que Babadook”.

Kent descartó por completo la posibilidad de una secuela para su obra.

Whiplash (2014)

Corto original: Whiplash, 2013

Damien Chazelle fue rechazado por un número considerable de productoras hasta que consiguió luz verde para llevar a cabo la historia que nos dejaría pasmados más adelante y que sería galardonada hasta el cansancio en distintas convocatorias (incluyendo los 47 premios que recibió J. K. Simmons por su papel como Fletcher).

El largometraje que se hizo en 19 días, fue concebido en un comienzo como un thriller psicológico y, aunque terminó transformándose en un drama, no estuvo exento de momentos intensos en su grabación, como un accidente de tránsito sufrido por el director a mitad del rodaje, el hecho de que Chazelle nunca gritara “¡corte!” en las escenas más exhaustivas de práctica para que Miles Teller lograra un cansancio auténtico, y el hecho de que la bofetada que Simmons da a Teller es genuina (entre otras peculiaridades).