Las 8 mejores películas de la Berlinale | Cine O'culto

Las 8 mejores películas de la Berlinale

- Por

El Festival Internacional de Cine de Berlín 2018 brilló por la singularidad de los títulos que allí se presentaron. Incluso la película ganadora del Oso de Oro Touch me not,  fue criticada por parte de la prensa quienes la consideraron «experimental». Sin embargo, el portal The Film Stage aprovechó para destacar lo que consideran los mejores largometrajes del festival. Lamentablemente, deja por fuera las valiosas cintas latinoamericanas Las Herederas (Paraguay) y Museo (México). A continuación las 8 favoritas de la Berlinale del mencionado portal estadounidense:

8. An Elephant Sitting Still (Bo Hu)

Estrenado en la sección Forum, que tradicionalmente favorece formas de cine más experimentales y radicales, el debut del guionista y director chino Bo Hu, An Elephant Sitting Still, es obra de un talento crudo e intimidante, impulsado por una furia creativa. En virtuosas composiciones visuales, la película cuenta la historia de un único día de suspenso desde el amanecer hasta el anochecer, cuando el tren a Manzhouli está listo para partir, reseña la web de la Berlinale. Este electrizante ópera prima de Hu Bo, cuyas novelas ya causaron sensación en China, es un retrato de cuatro horas de una sociedad de egoístas, continúa el portal. Trágicamente, también será el último capítulo de su legado. El 12 de octubre de 2017, el artista se quitó la vida a los 29 años.

7. Grass (Hong Sang-soo)

Si necesita motivación, tómese un momento para considerar que el cineasta surcoreano Hong Sang-soo ha lanzado catorce largometrajes en la última década y cuatro de ellos se han estrenado el año pasado, recuerda The Film Stage. El estilo de filmación de Hong -el de volver a trabajar los mismos elementos una y otra vez- significa que, a diferencia de Fassbinder quizás, existe la tentación de comparar cada versión simultánea. En Grass, el dueño de un café ubicado en un distrito tradicional de Seúl se esconde. Nunca se muestra pero a lo largo del film, descubrimos que le gusta la música clásica. Al sonido de Franz Schubert, Richard Wagner o Jacques Offenbach, Hong Sang-soo ofrece otra variación en el motivo recurrente de todas sus películas: lo que sucede cuando hombres y mujeres se encuentran.

6. Infinite Football (Corneliu Porumboiu)

«En Rumanía, a finales de la década de 1980 -los años de otoño del régimen de Ceausescu- Adrián Porumboiu trabajó como árbitro profesional para la liga nacional de fútbol. Su hijo Corneliu (nacido en 1975) crecería hasta convertirse en un cineasta significativo en la llamada Nueva Ola Rumana de mediados de los ’00. En 2014, Corneliu hizo una película sobre su padre titulada The Second Game. Narraba allí un partido completo de 90 minutos que su padre había arbitrado. A través del velo siempre politizado del deporte, el director pudo hablar sobre las realidades de aquellos tiempos. Regresa al hermoso juego en 2018 con Infinite Football, un retrato de un hombre que sufrió una lesión grave antes de que su carrera, al menos en su opinión, tuviera la oportunidad de despegar», reseña  Rory O´connor

5. In the Realm of Perfection (Julien Faraut)

El documental experimental de Julien Faraut resulta en un ingenioso y contagiosamente apasionado estudio etnográfico del juego y , en particular, la final de 1985 del Roland Garros, explica Oconnor. El exhaustivo análisis de películas de 16 mm que contiene las actuaciones de John McEnroe, zurdo, en ese partido dan pie a un largometraje peculiar. Allí, en cámara lenta y desde diferentes perspectivas, se ve la curvatura hacia atrás y la posición poco convencional de los pies al sacar del tenista. El formidable resultado de este movimiento se demuestra en tiempo real. La música transforma escenas individuales en rock operas o Italo-Westerns de duración épica ¿El tenis no tiene que ver con convertirte en el director de tu propio juego? John McEnroe jugó contra sus rabietas notorios y los encubrió al mismo tiempo. En primeros planos, ves la personalidad solitaria de un jugador y cómo se comporta consigo mismo.

4. Isle of Dogs (Wes Anderson)

Reseña el portal de la Berlinale que Isle of Dogs cuenta la historia de Atari Kobayashi, un niño de 12 años que está en contra del Decreto Ejecutivo que aclara que todas las mascotas caninas de la ciudad de Megasaki serán exiliadas a un gran vertedero de basuras llamado Trash Island. Atari sale solo en una mininave y vuela a través del río en busca de su perro guardaespaldas, Spots. Allí, con la ayuda de un grupo de amigos mestizos recién descubiertos, comienza un viaje épico que decidirá el destino y el futuro de toda la prefectura.Después de Fantastic Mr. Fox, este nuevo trabajo marca la segunda película de animación de Wes Anderson. Una vez más, el director ha creado un universo meticulosamente detallado que funciona de acuerdo con sus propias realidades y leyes únicas. Pero incluso cuando aparecen villanos perversos y cazan brutalmente a los amigos de cuatro patas, la película sigue siendo esencialmente una fábula.

3. Transit (Christian Petzold)

La migración no es solo un tema candente en la arena política. También es un tema candente en el teatro de su casa de arte local. En el festival de cine de Berlín, el tema está en todas partes, desde Styx de Wolfgang Fischer y documentales como el Aeropuerto Central THF, quizás natural para la capital de un país que ahora alberga a más de un millón de solicitantes de asilo recientes de Oriente Medio y África. La audaz narración del niño local Christian Petzold de la novela de Anna Seghers sobre la Segunda Guerra Mundial sobre refugiados escapando de la Francia controlada por los nazis, es una creación extraña y seductora difícil de superar en la alineación de la competencia, y se clasifica como una rara pieza de época que se mete bajo la piel de las preocupaciones contemporáneas. Es una película absorbente, misteriosa y algo inquietante, finaliza The Film Stage.

2. U – July 22 (Erik Poppe)

El 22 de julio de 2011, un terrorista de extrema derecha, fuertemente armado, atacó a quinientos jóvenes que asistían a un campamento de verano en la isla de Utøya. El ataque  cobró la vida de 69 víctimas. Fue un trauma que sacudió a Noruega hasta el núcleo, y lo sigue haciendo hasta el día de hoy. El director Erik Poppe se ha atrevido a intentar convertir los eventos de ese verano en una película. Su drama se abre con un documental de Oslo donde, poco antes, el mismo atacante había explotado un coche bomba matando a ocho personas; la escena luego se desplaza a la isla. La cámara sigue a Kaja, de 19 años, que pasa unos días de vacaciones aquí con su hermana menor Emilie. Los dos están peleándose porque Emilie no está de humor para el campamento y no tiene ningún deseo de ir a la barbacoa. Y entonces Kaja termina yendo solo. De repente, se escucha el primer disparo, reseña la selección oficial del Festival de Berlín. La crítica de The Film Stage dice: » película agotadora, pulsante, en la cara, casi hasta la falla, tiene un poder feroz»

1. Unsane (Steven Soderbergh)

Una mujer joven deja su ciudad natal para escapar de un pasado problemático y comenzar un nuevo trabajo. Cuando se la compromete involuntariamente con una institución psiquiátrica, se enfrenta a su mayor temor, pero ¿es real o simplemente es su engaño? Con aparentemente nadie listo para creer que ella y las autoridades no pueden o no quieren ayudar, ella debe enfrentar sus miedos de frente. Con perspectivas retorcidas y una narrativa impactante, Unsane hace preguntas sobre nuestra percepción de la realidad, nuestro instinto de supervivencia y el sistema que se supone que nos debe cuidar.